Rainforest EP Rainforest EP

Álbumes

Clams Casino Clams CasinoRainforest EP

8.6 / 10

Clams Casino  Rainforest EP TRI ANGLE RECORDS

Tras la atención crítica generada por “Instrumentals”, la mixtape en la que se recopilaban producciones que habían sido usadas con anterioridad por gente como Lil B, el siguiente paso lógico no podía ser otro que el de acentuar el lado compositivo de sus producciones y editar algo con coherencia conceptual, que es precisamente lo que nos encontramos en el esperado debut para el sello Tri Angle de Clams Casino. A cambio, el productor estadounidense se ha desprendido de la funcionalidad de su trabajo hasta la fecha, cuyo objetivo último era el ser usado por MCs, ahondando aún más en su estética ambient y asumiendo su propio papel como autor más que productor con cinco temas creados directamente para ser escuchados como instrumentales.

Otro aspecto en el que se aleja este EP no solo del hip hop, sino también de la estética del sello Tri Angle, en el que en otros aspectos encaja tan bien la propuesta de Mike Volpe (su nombre real), es en lo que se refiere al espacio evocado por su música. El alejamiento de la calle ya era evidente en sus producciones anteriores, al fin y al cabo éstas llamaron la atención precisamente por su relación con el ambient y por tanto más con paisajes interiores que exteriores, como probable consecuencia del hecho de ser un productor de dormitorio. A pesar de que sus actuales compañeros de sello como How To Dress Well, Balam Acab o Holy Other también son productores de dormitorio –algo que se puede comprobar fácilmente en, por ejemplo, el aspecto tímido e intimista de su música–, Clams Casino se desmarca al intentar evocar de manera subjetiva un paisaje natural exótico abstracto, al que se hace referencia desde la portada y títulos tan ilustrativos como “Natural” y “Treetop”, quizás como medio para expresar su alienación urbana a través de la fetichización de una naturaleza irreal y alucinada.

El principal atractivo de este EP es, por tanto, el modo en que la naturaleza aparece representada en la música de Clams Casino. La acentuación del carácter inmersivo de su música hecha por ordenador y distribuida por internet recuerda inevitablemente a las teorías de David Toop acerca del ambient. Así, el EP “Rainforest” se convierte en un ejemplo de lo que Toop decía en su libro “Ocean Of Sound”: “al tiempo que el mundo se está convirtiendo en un océano de información, del mismo modo la música se ha convertido en inmersiva”. Esta inmersión, evidencia del intento de gestionar la avalancha de información digital, se puede observar en el ritmo ralentizado hasta lo comatoso, en el ocasional pulso subacuático, en las capas de sonido, las voces distorsionadas hasta resultar ininteligibles y, sobre todo, en el conjunto en sí, envuelto en reverb y eco. La naturaleza aparece reflejada aquí de un modo borroso, difuminado, pero muy expresivo, entre la melancolía, la nostalgia y cierta felicidad insensibilizada. La propia portada, con sus colores falseados, funciona a la perfección como anuncio de la música. Se trata de una estética muy poderosa visualmente, cercana al fauvismo de pintores como Matisse, y al igual que ocurre con esta tendencia pictórica, este productor estadounidense está preocupado sobre todo por la creación de un tono y unas texturas muy determinadas, aunque a diferencia de ellos, el productor estadounidense sustituye los colores chillones por otros más atenuados.

El principal interrogante que debería despertar Rainforest, sin embargo, es hasta qué punto el ambient de Clams Casino está más cerca de la pasividad y el escapismo new age. Es una cuestión interesante, puesto que el punto de partida es el armazón rítmico del hip hop, una música cuya evolución ha estado muy ligada a su capacidad para reaccionar a la realidad de las calles y a reflejar en su música el entorno urbano y las demandas sociales de sus creadores. El mayor riesgo del ambient es fomentar la pasividad, aunque si eso es lo que ocurre en este caso no está del todo claro, y es algo que futuros lanzamientos deberán terminar de aclarar. Brian Eno dejaba un resquicio por el que se podía intuir una salida a la pasividad del ambient cuando decía que este tipo de música debería funcionar en dos niveles: en una escucha atenta y en una escucha pasiva en la que la música pasaría a un plano de la conciencia más secundario. “Rainforest” funciona en esos dos planos, lo que potencia su efectividad, al tiempo que parece apuntar, a través de los efectos sinestésicos y desorientadores, a una versión personal de la psicodelia. Es de esperar que lo mejor de Clams Casino esté por llegar, pero “Rainforest” supone un evidente paso adelante en concreción y solidez de planteamiento y resultados.

Iván Conte

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar