Pyramid Of The Sun Pyramid Of The Sun

Álbumes

Maserati MaseratiPyramid Of The Sun

6.1 / 10

Maserati Pyramid Of The Sun TEMPORARY RESIDENCE

Puede parecer un contrasentido, pero si existe un elemento capaz de definir el espíritu de “Pyramid Of The Sun”, ese elemento es precisamente una ausencia: la del último batería de Maserati, Jerry Fuchs, que murió en un accidente doméstico hace ahora mismo un año. Fuchs, uno de los músicos más dotados e imaginativos de la escena de Brooklyn, puso sus baquetas al servicio de jefes tan exigentes como LCD Soundsystem, !!!, The Juan Maclean, MSTRKRFT, Holy Ghost! o Massive Attack. Bandas con las que muchas veces funcionaba como mercenario, ya fuera para grabar discos o salir de gira, pero que en otras ocasiones le comprometían en el proyecto: a fin de cuentas, hablamos de gente que entiende el ritmo como parte esencial de su música, y que por tanto necesita implicar al percusionista en el proceso creativo.

De todas estas bandas, Fuchs consideraba a Maserati como la más cercana, aunque el local de ensayo estuviera situado bastante lejos de Nueva York: concretamente en Athens, Georgia. A pesar de la distancia, Fuchs se sentía un miembro más de la familia y no un simple mesnadero, y razones no le faltaban, porque antes de su llegada Maserati no pasaba de ser una banda de post-rock tan prolija como sosita, cargada con todos los tics del género: guitarras que tejían telarañas melódicas, nubes de electricidad que avanzaban con parsimonia, atmósferas de tintes ligeramente opresivos, instrumentación detallista, enrevesada, y una preocupante falta de ideas nuevas. Todo esto cambió con la llegada de Fuchs: en su tercer disco, “Inventions For The New Season” (Temporary Residence, 2007), la banda ya había dejado de canibalizar el legado del Chicago de los noventa para mirar más atrás, hacia los setenta, hacia el krautrock y el rock progresivo inglés. Un ejercicio que tenía mucho de revivalismo y saqueo (saqueo, además, de nombres tan clásicos como Kraftwerk, Neu!, King Crimson, Tangerine Dream o Hawkwind), pero que funcionaba porque las ideas que los músicos manejaban estaban muy bien robadas, y sobre todo porque el resultado era musculoso e hipnótico, la promesa de un directo que, como confirman muchas crónicas, resultaba arrollador.

El caso es que tras un split más que prometedor a medias con sus compinches Zombi, Maserati comenzaron a trabajar en lo que terminaría siendo “Pyramid Of The Sun” de una manera esporádica, un esfuerzo truncado por la repentina muerte de Fuchs. Fue entonces cuando el resto de la banda decidió terminar el disco a partir del material que ya tenían grabado, a modo de homenaje a su compañero: completando las pistas que faltaban, añadiendo instrumentos y arreglos e intentado respetar las baterías originales durante todo el proceso. Una manera de trabajar que les ha permitido dar forma a varias canciones notables, como esa épica cabalgada kosmische, repleta de sintes que parecen robados a Tangerine Dream y de guitarras crecidas a la sombra de Manuel Göttsching que es “Oaxaca”, o de las musculosas “They'll No More Suffer From Thirst” y “They'll No More Suffer From Hunger”, que recuperan el pulso de “Inventions For The New Season”. Pero también se nota que temas como “Ruins”, derivativos y esquemáticos, no son más que apuntes de lo que podrían haber sido auténticas epopeyas espaciales. Maquetas de trabajo, improvisaciones capturadas para no perder la inspiración, pero que nunca llegaron a tomar una forma definitiva, y que por tanto deberían haberse quedado fuera del disco. La solución, posiblemente, podría haber pasado por publicar un EP o completar el disco con alguna canción sin ritmos, como esa bonita introducción que es “Who Can Find The Beast?”. Eso sí, la mayor dosis de mimos se los ha llevado el tema que cierra el lote, “Bye M'friend, Goodbye”, que relaja el tono hipnótico, obsesivo, que la banda ha intentado construir en las otras canciones del disco, para dejarse llevar por un rock de naturaleza motórica y guitarras rugientes, que recuerda a los Neu! del 74, y que despide a Fuchs a lo grande. Descanse en paz.

Vidal RomeroMaserati - We Got The System To Fight The System Maserati - Oaxaca

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar