Put Your Back N 2 It Put Your Back N 2 It Top

Álbumes

Perfume Genius Perfume GeniusPut Your Back N 2 It

8.3 / 10

Viendo el revuelo causado porque YouTube decidiera censurar –incomprensiblemente– el teaser de “Hood”, y pensando en el arsenal de conceptos dolorosos que inundan sus letras, se me ocurre una categoría en la que podría englobarse la música de Mike Hadreas. Sería algo así como sado pop y, además de a sus dos preciosos álbumes, nos serviría para bautizar también de rebote lo que hacen contemporáneos tipo Trust, Xiu Xiu (de vuelta con el esperadísimo “Always”) o How To Dress Well. Es una categorización reductiva y simple, sin mucho sentido más allá de parecidos razonables sorprendentes entre cosas como “Floating Spit” y la música del mentado HTDW, pero sirve para arrojar algo de luz sobre este puñado de compositores, una gente que vive un poco en las sombras y disociada de todo aquello que les rodea. De todos ellos, de largo, Perfume Genius es el más refinado. En vez de sucio y laberíntico, el cuarto oscuro del que nacen sus temas es un plácido pasillo que descubrimos pintado de tonos pastel en cuanto alguien acciona el interruptor. Para “Put Your Back N 2 It”, Hadreas ha cambiado el rosa palo por el celeste, pero ha querido mantener en la portada, adheridas a una foto, esas gasas de paño húmedas que parecen destinadas a limpiar heridas del pasado o fluidos que se hubieran escapado de su cauce.

En otras palabras: subyace en la música de Perfume Genius algo flagelante y tenebroso, pero nuestro hombre sabe traducir dicho poso en sólo belleza. Y lo hace con unas maneras tan sugerentes que dan ganas de continuar con las metáforas para tratar de explicar la pureza de ‘Normal Song” o de “Dirge”. Sigamos entonces. Cuando alguien accione ese interruptor del que hablábamos y se haga la luz, será cuando pillemos al chaval en pelotas (o, lo que es lo mismo, abierto en canal emocionalmente), arrodillado (para rezar, no sean mal pensados), con el corazón sangrando a borbotones y sin preocuparse siquiera por estar manchando las paredes o el suelo. Vale, si la hemorragia fuera tal, Mike estaría más que muerto, pero igualmente entonces podríamos seguir tirando de figuras literarias y decir que “Put Your Back N 2 It” hubiera sido algo así como su testamento emocional o, mejor, la banda sonora ideal para ilustrar su ascensión a los cielos. Porque más allá de toda la literatura que le queramos echar al asunto, este segundo trabajo es la sublimación más refinada posible de esa torch-song marchita que presentó en “Learning”. Aquí el chico sigue destrozado del todo, pero sus nuevas composiciones dejan entrever una calma más diáfana, matizada además por pequeños rayos de esperanza que, aunque hagan que se pierda parte del poder perturbador de “Learning”, aportan transparencia al tema central que siempre se ha evocado en Perfume Genius: el perdón.

Aunque afirma que no quiere que parezca como si él “hubiera pasado por más cosas que el resto”, Hadreas carga a solas con esa sodomía emocional de la que habla indirectamente el título del disco, un poco de la misma forma con que el Antony del primer disco transformaba en gloria divina las grietas de su corazón. Sin embargo, hay otro autor a quien recuerda poderosamente, más aún que a sus admirados The Innocence Mission, y éste es el Sufjan Stevens de “Seven Swans”, sobre todo por esa voz de pájaro herido que convierte en oro todo verso que roza. Robusto, Perfume Genius erige un cancionero nacido del silencio, que lucha por no violar su espacio demasiado, despegando las canciones del mismo como si se tratara de costras de carne muerta. Queda claro desde el principio del álbum, con esa “Awol Marine” que nace de la nada para acabar en distorsión, hasta el final con “Sister Song”. Por el camino, apenas 30 minutos en los que nos encontramos con un cantautor depuradísimo en forma y fondo, un ángel caído que, con apenas la banda sonora de “Twin Peaks” enquistada en el alma, cuatro lágrimas y un piano (su mejor arma), sabe levantar un repertorio devastador y reluciente, que transmite profundidad dejando a las emociones desbordarse por sí solas y que, sin alzar mucho la voz, firma el verso más triste de la temporada ( “be like a shadow of a shadow of shadow for you”, en “Take me Home”). Definitivamente, aquí huele a genio.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar