Psychic Chasms Psychic Chasms

Álbumes

Neon Indian Neon IndianPsychic Chasms

7.8 / 10

Neon Indian  Psychic Chasms LEFSE La tercera encarnación musical del estudiante de cine Alan Palomo es su proyecto más sibarita, un mundo de fantasía a caballo entre el pasado y el futuro. El burbujeante universo de Neon Indian hace de lo vintage algo rabiosamente moderno y se antoja prácticamente mellizo en objetivos y resultados a sus otras empresas electro: la llama hedonista de VEGA y el fantasma ya enterrado de Ghosthustler. Insultantemente atractivo y tan efusivo, cromático y joven como los debuts de MGMT o Passion Pit, es normal que este estreno no lo haya tenido difícil para destacar como uno de los artefactos más flamantes del momento blogger. “Psychic Chams” es una máquina de emociones plásticas de la que Marinetti estaría orgulloso y que condimenta con chispa y salero ese crossover psicodélico que nos viene descentrando últimamente los ejes espacio-temporales. Sí, ya saben: maniobras de escapismo y nostalgia infinitas para el eterno verano de 2009, el año hipnagógico.

Cosido como un patchwork de instantáneas sobre las relaciones de pareja, de las costuras de “Abismos Psíquicos” penden flecos y más flecos de unos ochenta en los que el futuro parecía más palpable que nunca. La ácida reinterpretación de aquella su década predilecta, apuesta por un “rebirth of the cool” medido hasta el milímetro, pero también orgulloso de sus deliberados errores. Buscando el híbrido perfecto, podríamos decir que Neon Indian filtra la baja fidelidad de Glass Candy según la inercia robótica de los Air de Brakes On; o mejor, que hibrida con equilibrio de funambulista los universos de Daft Punk y Ariel Pink. En ambos casos, hablaríamos de dos parejas diametralmente opuestas en su forma de enfocar las posibilidades del estudio, ya sea explotándolo al máximo o evitándolo a toda costa. En Neon Indian, Palomo busca las conquistas galácticas de los autores de “Discovery” atrincherado en el refugio doméstico de la baja fidelidad, y desde el punto intermedio lanza flashes de italo y samples retorcidos entre los que cuela simpáticos guiños a su papá, el impagable pop-idol setentero Jorge Palomo.

Aferrándose con uñas y dientes a una receta pretendidamente molongui, “Psychic Chasms” revela sus más hábiles detalles poco a poco, pero acaba resultando difícil dilucidar si la cosa engancha o empalaga. Por momentos, se ahoga en su propia abundancia y no resultaría raro que tal sobredosis de evasiones acabara convertida, paradójicamente, en una trampa sin salida. Sin embargo, nosotros sólo pasábamos de puntillas por aquí y arrebatados, en plena fuga, ni nos hemos preocupado por fijar su fecha de caducidad. Entre títulos explícitos como “AM”, “Terminally Chill” o “Laughing Gas”, lo gozamos de lo lindo con la fantástica “Deadbeat Summer” (que nos emplaza desde el principio a escuchar el disco entero), con “6669” y con la canción con la que empezó todo, una intrigante “Should Have Taken Acid With You”, escrita después de una frustrada tarde de ácido junto a la videoartista Alicia Scardetta. Por cierto, ella es hoy la responsable del apartado visual de un show que se presentará en nuestro país en el inminente Primavera Club, y que debería aparecer marcado en fosforito en las hojas de ruta de todos aquellos que no quieran dejar de asomarse a uno de los caleidoscopios más efervescentes y juguetones del synth-pop actual. Un éxtasis continuo declinado según la gama de colores de American Apparel y cuya rimbombante fórmula secreta ya se requiere desde las pasarelas de moda parisinas. ¡Cuidado con Palomo!

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar