Primary Colours Primary Colours

Álbumes

The Horrors The HorrorsPrimary Colours

8.5 / 10

The Horrors  Primary Colours XL / POPSTOCK! Con el revival shoegaze en su punto de ebullición y el NME pregonando que este disco “lo cambiará todo”, The Horrors lo tienen todo de cara. Es el momento de su gran golpe de efecto. Superando lo que en un principio parecía un manufacturado truco de modernos, se desmarcan con un disco que pese a quien pese, por sorpresa y en forma de gran paquete bomba, se perfila como una de las entregas más destacadas de 2009.

Son varios los agentes que forman parte del juego, pero la colisión de personalidades de “Primary Colours” acaba convertida en virtud. En primer plano encontramos al propio grupo esculpiéndose de nuevo a sí mismos: aseguran que llegaron al estudio con el disco prácticamente cerrado (!). Después están el acabado final de un Geoff Barrow enamorado de ellos desde el ATP de 2007 y la mente de Chris Cunningham supervisándolo todo. Se añaden la ingeniería de Craig Silvey a los controles, el ojo de Douglas Hart ( Jesus and Mary Chain) en los vídeos y, marcadas bien a fuego, las lecciones que aprendieron de Alan Moulder durante la grabación de “Strange House”. Lejos de atascarse en un mejunje de aspiraciones, todos los nombres propios alzan sus voces conjuntas en una sinergia de post-punk sin contrincantes.

Devastador y devastado, tremendamente entretenido y romántico, el álbum se empapa en lo estilístico de dos deudas principales: el azote agorafóbico de Joy Division y la ventisca de My Bloody Valentine. Dos putativos referentes aislacionistas a la sombra de quienes buscan ser más populares que nadie. Bajo su signo escriben fenomenales canciones bañadas en triposos sintes y amparadas en un desgarrado manejo de las texturas. Y juegan a ser varios grupos a la vez: ahora las Shangri-La’s (arrebatadora “Who Can Say”) y luego Wire (iracunda “New Ice Age”), aquí Grauzone (magnífica “Scarlet Fields”, con su esquema calcado de “Eisbaer”) y allí Psychedelic Furs (poderosa “Primary Colours”)… Orgullosísimos, en la vistosa recta final de “Sea Within a Sea” parecen guiñar un ojo electrónico al “The Rip” de Portishead.

Y la nave va. Liviano y traicionero como una tela de araña, en cuanto te despistas ya no puedes escapar de “Primary Colours”. Académicamente es tan perfecto como lo fue “Munki” (JAMC) en su día. Un lanzamiento inesperado que por ahora, y sin una fecha de caducidad que nos aturda o nos haga desconfiar, sólo pide más y más escuchas.

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar