Plus Plus

Álbumes

Luomo LuomoPlus

7.1 / 10

MOODMUSIC

Luomo nunca dejará de ser prisionero de su propio “Tessio”, una canción que el mismo Sasu Ripatti admite que es para la historia, perfecta, y que aún así ha tenido que revisar en más de una ocasión –como si diseccionara su fórmula, para comprender qué nuevas enseñanzas puede extraer de ese momento de inspiración mística– sabiendo que es de ese track incluido en su debut, “Vocal City” (2000), de donde emana todo su lenguaje house. Así, y parafraseando a Protágoras, que decía que el hombre es la medida de todas las cosas, “Tessio” es la medida de todos los nuevos cortes que el productor finlandés firma como Luomo –no así lo que trabaja en proyectos como Vladislav Delay, el algo abandonado Uusitalo, el recuperado Sistol o el ruidoso y recién iniciado Vladislav Delay Quartet, que eso son otros menesteres–. Tras aquel álbum decepcionante, “Convivial” (2008), que pasó sin pena ni gloria, y aún más lejos de ese ejercicio de transición que fue “Paper Tigers” (2006), en el que Sasu quiso apartarse del ardor sexual y la exuberancia de texturas de “The Present Lover” (2003) rebajando la pulsión house, ahora “Plus” decide recuperar la idea original de Luomo –excelencia pop, con un toque 80s, más un house nervudo con resplandores– y consigue reanimar un proyecto que parecía perdido para la causa. No alcanza la excelencia de los comienzos, pero por lo menos lo intenta, que es lo mínimo que se le puede pedir.

Luomo siempre se identificó con la escuela digital, los clicks’n’cuts y el minimalismo, y visto en retrospectiva no deja de ser inexacto –por mucho que los primeros EPs salieran en Force Tracks, el subsello para todas las cosas techno y house de Mille Plateaux–, porque Luomo siempre ha tenido mucho equipo analógico, pocos residuos ruidosos digitales y mucho de maximalismo, de adornar las piezas y prolongarlas con variaciones no precisamente pacientes. Y luego estaban las voces: voces suspirantes, gimientes, voces de tigresas a punto de saltar del altavoz para darte un zarpazo de pasión, como en los dos primeros álbumes. “Plus” recupera esos métodos –en especial la más pop-oriented de “The Present Lover”; “Vocal City” tenía más instrumentales de lo que su título quería sugerir– y volvemos a tener a un Luomo rico en matices, que recupera el beat candente sin disimularlo, apuntando a la pista de baile, creando ese estado de inconsciencia y abandono en el placer que caracterizaba aquellos míticos directos suyos en clubs pequeños, botella de vodka en mano y con varias horas por delante para ir soltando con tranquilidad melodías y grooves irresistibles, acariciando a la masa como si fuera su amante.

“Good Stuff” es, aquí, su nuevo “Tessio”. Un “Tessio” menor, lógicamente, pero en el que se hibridan como en los mejores momentos los desarrollos envolventes, el sonido reflectante, pulcrísimo, y una voz bien modulada que entra y sale, que se mueve lúdica entre el flujo de sintes y los valles de intensidad y descanso que la pieza va proponiendo en sus nueve minutos de placer. La novedad, o la diferencia, está en las voces mismas: por lo general, con Luomo siempre habían cantado mujeres –salvando la colaboración eventual de Robert Owens–, pero “Plus” es completamente masculino y con un motivo: entre sus objetivos, además de realzar el romanticismo pop, también está rendir tributo al house primitivo de Chicago – “How You Look”, que parece uno de esos mantras intrincados que pinchaba Ron Hardy en el Music Box, es el ejemplo superior de este giro–, y por entonces eran los hombres quienes empuñaban el micro. Aquí, son dos vocalistas jóvenes y desconocidos, Chicago Boys –aparentemente, unos tales Justin Moskovitz y Kyle Schneider–, quienes se reparten las tareas vocales añadiendo esa dimensión garage y old school ( “Make My Day”, “Happy Strong”, etc.) que hace que este nuevo paso en la carrera de Sasu sea tan excitante como esperanzador. Parecía haber perdido su toque mágico, pero no, aquí está, poco a poco recuperando su antigua confianza. Decidle a las chicas que Luomo ha vuelto a la ciudad.

Javier Blánquez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar