Plays John Carpenter Plays John Carpenter

Álbumes

Zombie Zombie Zombie ZombiePlays John Carpenter

7.6 / 10

Zombie Zombie Plays John Carpenter VERSATILE

Jamie Lee Curtis con los pechos erectos como los misiles de la crisis de Cuba. Tejanos de campana moviéndose al viento. Ondulaciones capilares arriba y abajo. Nalgas más densas que la singularidad de un agujero negro. El piano surge, martilleante, psicótico, obsesivo: la melodía es perfecta en su sencillez. Da miedo sólo de oírla. Y Michael Myers entra violentamente en el plano. Quiere sangre, intestinos, quiere rajar a la perica de arriba abajo porque es uno de los hijoputas más aterradores de la historia del cine, es el padre de los slashers y esa perra adolescente no se le va subir a las barbas ni ahora ni nunca. Vaya que no.

Amo a John Carpenter. Es uno de mis directores de cine favoritos. Y si para vosotros no lo es, tenéis un grave problema. No hay una sola película de este hombre que no me haya gustado. ¿ “El Príncipe De Las Tinieblas”? Obra maestra. ¿ “Halloween”? Obra maestra ¿ “La Cosa”? Obra maestra. ¿ “1997: Rescate En Nueva York”? Obra maestra. ¿ “La Niebla”? Obra maestra. ¿ “Golpe En La Pequeña China”? Obra maestra. ¿ “Asalto A La Comisaría Del Distrito 13”? Obra maestra. ¿ “Fantasmas De Marte”? Ataque de tos.

Admito que los seguidores de Carpenter podemos despertar tanta rabia entre la parroquia cultureta –siempre seremos los nerds, por si alguien todavía tenía dudas– como los trekkies, pero es que los largometrajes del tipo son un mundo en sí mismos, tienen una narrativa única de serie B con un pedigrí aceitoso muy cercano al do it yourself; son más que películas, coño, son una religión. Y lo de do it yourself no es gratuito: para los neófitos, hay que apuntar que el viejo John también se pergeña las bandas sonoras de casi toda su filmografía, piezas de orfebrería electro-acústica que podríamos situar entre Can, Goblin y ZZ Top. Algo así como mezclar la lisergia kraut más inquietante, la música disco primigenia, los sintetizadores del cine giallo y la artificialidad kraftwerkiana.

El dúo francés Zombie Zombie ya dio muestras de su pasión por la electrónica con aromas de prog-rock setentero en el magnífico LP “A Land For Renegades”. No es extraño que Etienne Jaumet y Cosmic Neman se pirren cosa mala por las bandas sonoras que Carpenter fabricó en sus años de mayor inspiración. La influencia en su música es evidente y el homenaje sabe a justicia, en ningún caso a freakshow para hacerse los graciosos. Si algo tiene este disco de cinco cortes, aparte de su indudable calidad musical, es un respeto reverencial por las partituras alienígenas que el cineasta hincó a fuego en algunas de sus mejores películas: composiciones de electrónica lo-fi y kraut-disco con seborrea de serie B, bandas sonoras definidas por un olfato insano para dar con el loop icónico (los pianos de “Halloween”, por ejemplo).

En esta tesitura, los Zombies tienen la virtud de mantener intacta la esencia de los originales y ubicarla en un marco referencial de electrónica steampunk. Los sintes retro, las melodías psicóticas, los loops mareantes, la laca italo-germana, todo está ahí, por supuesto. En este caos de ucronías e imposibilidades, la huella de Carpenter es reconocible en los cinco desarrollos, y lo mejor es que los franceses consiguen rellenar los vacíos propios de una banda sonora ultraminimalista, home made style, con una argamasa modernilla que va del techno, al indie, pasando por el ambient, el microhouse, el post-rock y el electrorock con lentejuelas ochenteras.

“The Bank Robbery” –extraída de “1997: Rescate En Nueva York”– es como si Justice, Ash Ra Tempel y Carpenter hubieran trabajado juntos: los resultados son electrizantes, sórdidos e inquietantemente hipnóticos; la parte final, de hecho, es psicodelia de after hours en estado puro. “Escape From L. A.” encarna el momento más giallo. Los sintetizadores jacosos y los graves espectrales se deslizan sobre una batería acelerada, creando un estado de ansiedad casi insoportable para el oyente –mantienen la adictiva melodía original, otro hit carpenteriano sin duda–. “Assault On Precinct 13” es una pequeña obra cumpre. En ella repasan con el bajo otro loop mítico y se sacan de la manga un tema que podría estar perfectamente incluido en la canción que Bomb The Bass hizo para el “Xenon 2” de Amiga, pero en plan satánico: los teclados dan repelús. “Halloween” sigue la misma pauta. Partiendo del piano por todos conocido, atacan con una suerte de electro-minimal sustentado sobre sintetizadores con guiños constantes a Goblin y similares. Para terminar, el momento más contemplativo es para “The Thing”, banda sonora que, por cierto, Carpenter compartió con Ennio Morricone. El resultado es un cruce entre Boards of Canada, The Cure y Popol Vuh: adictivo y embriagador. Estamos ante un miniálbum extraño, de acuerdo, una rareza que se escapa de lo que entenderíamos como carne de listas. De todos modos, si tuviera que aniquilar todos los discos de mi iPod por decreto dictatorial y se me concediera la gracia de salvar sólo uno, ahora mismo el indulto sería para Zombie Zombie. Aseguraos de pronunciarlo dos veces delante de Snake Plissken o podríais perder un ojo de la hostia.

Óscar Broc

Zombie Zombie - Halloween Main Theme

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar