Pink Pink Top

Álbumes

Four Tet Four TetPink

8.6 / 10

En el trasvase de Four Tet desde la escena IDM-downtempo hacia la música de baile, su sello Text Records ha jugado un papel fundamental. Como la del propio Kieran Hebden, el recorrido del sello ha sido una carrera de fondo. Y es que aunque el primer lanzamiento de la plataforma date de 2001, en 2009 Text experimentó una suerte de rebautizo con el lanzamiento del single “Moth / Wolf Cub”que firmaron Burial y el propio Four Tet. Esos dos cortes, en especial la gloriosa “Moth”, fueron la semilla de la que floreció el sonido que luego dominó el celebrado “There Is Love In You” (Domino, 2010); ritmos de baile con las aristas acolchadas, melodías extáticas y mucha emoción neblinosa.

Partiendo de esas coordenadas, a lo largo de los dos últimos años Hebden ha permanecido atrincherado en Text, en lo que ha supuesto el periodo más fértil del sello desde su fundación. Desde la seguridad del hogar propio ha podido seguir profundizando en su propia visión de la música de baile con una tetralogía de maxis en los que se intuye la búsqueda de nuevas rutas, imaginamos que con el objetivo puesto en un nuevo trabajo largo. “Pink” recoge este recorrido a la vez que permite que los seguidores de Hebden que no consumen vinilo puedan ser partícipes del mismo llevándose a casa material que hasta la fecha solo había estado disponible en plástico negro.

Para los que hayan venido siguiendo las transmisiones de Four Tet con regularidad el factor sorpresa queda reducido a los más de veinte minutos que suman las dos composiciones inéditas que incluye la colección, “Lion” y “Peace Of Earth”. La primera combina elementos recurrentes de su sonido como las melodías de sabor africano, en este caso de kalimba, con otros menos habituales como ritmos procedentes de cajas de ritmo analógicas vintage, todo ello envuelto en atmósferas lúgubres e inquietantes. “Peace Of Earth”, por su parte, empieza ondeándose entre nubes de pads algodonosos y acaba deslizándose por uno de sus característicos arpegios de sonido chispeante y humedecido, todo ello mirándose en el espejo del ambient cósmico setentero. El contraste entre estos dos cortes corrobora una de las ideas que arroja este “Pink”; a pesar de haber abrazado definitivamente la vertiente bailable de la electrónica, Hebden no ha dejado de ser un productor de lo más versátil en ningún momento, que navega entre géneros como el krautrock, el jazz, el hip hop o el techno sin perder nunca el centro de gravedad. A grandes rasgos, sus últimas producciones se pueden agrupar en dos grandes grupos: las que avanzan con bombo a negras ( “Ocoras”, “Pyramid”, “Pinnacles”) y las que se propulsan con ritmos rotos y sincopados ( “Locked”, “Jupiters”, “128 Harps”). En medio, un océano de detalles que encuentran en el sampleo de instrumentación orgánica, el contraste entre la rugosidad de bajos y ritmos con la delicadeza de las melodías y la búsqueda de la ingravidez narcótica los denominadores comunes para la construcción de un lenguaje personal que, y ésta es otra de las grandes constataciones de esta recopilación, se revela totalmente inconfundible. De las guitarras de “Locked” al arpa de “128 Harps”, de los sintes cósmicos de “Jupiters” a los acordes submarinos de “Ocoras” y de la pulsión house de “Pyramid” a las brisas jazz de “Pinnacles”, todo acaba encauzado a cristalizar una mirada que, a diferencia de las texturas vaporosas y de trazos psicodélicos que suele divisar, se muestra siempre perfectamente enfocada. Una mirada que, en definitiva, se ha convertido en una de las más significativas de la electrónica actual. Probablemente los que tenían los maxis ya eran conscientes de ello, pero escuchando estos ocho cortes juntos y de una tacada que el veredicto es inapelable; Four Tet vale su peso en oro.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar