Pilot Talk Pilot Talk

Álbumes

Curren$y Curren$yPilot Talk

8.3 / 10

Curren$y, Pilot TalkBLU ROC-DEF JAM

“Pilot Talk” llega con fuerza para desmentir unos cuantos tópicos universalmente aceptados en el juego del rap. El primero: el debut oficial de cualquier nuevo artista nunca está a la altura de sus mixtapes previas. Falso. Después de foguearse indiscriminadamente en el campo de los lanzamientos callejeros, de los avances no oficiales y de los leaks de calentamiento, medidas de presión para no perder el contacto con sus fans después del pasotismo con el que No Limit Records le ha tratado, el rapper de Nueva Orleans Curren$y deja en fuera de juego a los agoreros de las puestas de largo “legales” con el que está destinado a convertirse en uno de los discos de rap del verano y de la temporada. De hecho, el contenido del álbum está por encima de sus mixtapes de presentación, en buena parte gracias al apabullante trabajo de producción del gran Ski Beatz, que se funde el 90% de las bases del recorrido. Reaparición sonada la del productor de Camp Lo (también de los históricos Original Flavor o de algunas perlas del debut de Jay-Z, no lo olvidemos), que firma su mejor colección de bases en muchísimo tiempo, un trabajo de creación intrincado, complejo, ambicioso y muy lúcido con el sample como punto de partida pero con un asombroso dominio de los instrumentos aplicados a su modus operandi. Sonido clásico y fresco al mismo tiempo, un prodigio.

Otro tópico: el rap fumeta no existe en el sur. Subgénero en él mismo, el weed rap nunca ha sido especialmente activo o vigente en Nueva Orleans y en la zona sureña, eso es cierto, sobre todo porque ahí gobernaba y sigue gobernando con mano dura el purple drank como influencia básica musical de sus rappers, pero de nuevo desmentimos la leyenda. Curren$y se aparta de la norma y del tópico con un maravilloso ejercicio de descontextualización geográfica que tiene más conexiones con una estampa veraniega de Brooklyn –ya sabéis, niños en la calle, abuelos sentados en la terraza, señoras mirando por el balcón, fuentes desarmadas expulsando chorros de agua, el carrito de los helados– que con un gueto sureño. Y, por supuesto, el culto extremo, omnipresente, casi a modo de leitmotiv de todo el contenido, a la hierba. Los más críticos acusarán a Curren$y de MC monotemático, pues en todas las canciones aparece el colocón de marihuana como gran motor argumental de las letras y de las situaciones planteadas por el autor. Episodios corrientes, sin mucha historia, de una tarde perdida en la calle o en casa quemando cigarros, pero expuestos y expresados con gracia, con talento, con rimas sólidas e ingeniosas y, sobre todo, con una envidiable capacidad evocadora. Incluso si te repele el fumeteo, como es mi caso, no tendrás ningún problema en entrar de lleno en su universo humeante y saborearlo como si estuvieses a su lado.

Más tópicos desarbolados: Damon Dash está acabado. Ni de coña. El ex socio de Jay-Z no sólo es el responsable del sello que publica el disco, y el tipo que recogió a Curren$y de su desamparo contractual cuando en No Limit se hicieron los suecos con el lanzamiento de su debut oficial. También es el gran culpable de que Ski Beatz, íntimo amigo y colaborador suyo desde los tiempos de Original Flavor, se haya hecho cargo de la producción y le haya dado un nuevo enfoque, más creíble, profundo y excitante, a su discurso. No es por restarle valor al artista, pero sin Ski Beatz este disco no sería lo que es, y eso se lo debemos por completo a un Damon Dash que ya con el proyecto Blakroc demostró estar de vuelta y con muchas ganas de armar ruido. De hecho, su aportación nos lleva a echar por tierra otro tópico, este más fidedigno y certero, que lo contamina todo actualmente: el rap mainstream está corrompido y sometido a una fórmula musical muy previsible y pautada, que se repite hasta la saciedad. “Pilot Talk” tiene aspiraciones de disco “grande”, pero si lo comparamos con aquellos lanzamientos que podríamos considerar “grandes” rápidamente veremos que no tiene nada en común con ellos. Va por libre, con una apuesta sonora personal, atrevida y clásica al mismo tiempo, que huye de los singles fotocopiados y de los criterios de la radio y la MTV, y con un MC de ademanes muy diferentes a la media que gobierna en las listas. Por fin tenemos la sensación de estar siguiendo a un nuevo artista con evidentes posibilidades de triunfo que ha elegido un camino totalmente distinto del orden establecido en las altas esferas del género. El triunfo de la personalidad.

“Pilot Talk” no es sureño. Ni es un disco de consenso. Tampoco es metrosexual. Ni por supuesto se acoge a la nostalgia boom bap. Suena a nada, que es el mejor piropo posible que se le puede atribuir a un disco de hip hop en la actualidad, moderno a rabiar, muy estival, cien por cien inspirado, negro, callejero pero también sofisticado, elegante y muy apalancado. Colaboraciones puntuales y en su justa medida: Jay Electronica, Mos Def (que también produce una canción), Snoop Dogg, Devin The Dude, algún colega más y para de contar. Pretensiones, las justas y bastante honestas, trece canciones de breve duración, ningún skit ni ninguna salida de tono. Resultado, infinitamente mejor de lo que apuntaban las expectativas y las previsiones más optimistas y a día de hoy una de las más reconfortantes sorpresas de la temporada. Más bien un sorpresón. David Broc

Curren$y - "Audio Dope II"

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar