Pilot Talk II Pilot Talk II

Álbumes

Curren$y Curren$yPilot Talk II

7.9 / 10

Curren$y  Pilot Talk II DD172-BLUROC

El único punto de choque que planteaba “Pilot Talk”, majestuoso debut oficial de Curren$y del que dimos buena cuenta hace unos meses, era la frescura y capacidad de conservación de su propuesta. Tras escuchar y compartir tardes de apalanque mental con ese álbum quedaba la duda de saber si ese discurso y esa unión musical con Ski Beatz podía superar un segundo escollo y sostener el paso del tiempo, refrendarse y consolidar su particular y limitado punto de vista. Al tratarse de una fórmula tan encorsetada en el concepto de weed rap, tanto en el apartado sonoro como sobre todo en el lírico, existía el temor lícito de que la pareja se limitara a repetirse y perder esa chispa de gracia, brillantez y soltura de su puesta de largo, con el añadido aún más problemático de haber esperado apenas cuatro meses para lanzar al mercado su continuación.

“Pilot Talk II” persiste en la línea y semblante de su predecesor, pero en la primera cata ya nos asaltan dos excelentes noticias. Una: la fórmula se mantiene excitante, fluida, viva y fresca, ni rastro de cansancio, repetición o saturación a pesar del poco espacio temporal del que hablaba antes. La otra: aunque las señas de identidad son muy parecidas entre ambos discos, en esta segunda parte se perciben nuevos caminos, nuevas ideas y sonoridades que ayudan a descongestionarla y oxigenarla. No hay miedo al colapso. De hecho, Ski Beatz, que ratifica todas las buenas palabras y elogios que le hemos ido dedicando en esta casa a lo largo y ancho del año, incide en su faceta más climática, atmosférica y relajada, pero si en la primera entrega la influencia predominante era la psicodelia y el rock, aquí en cambio las producciones están teñidas de aires y tonalidades más jazzy, y de esa combinación surge una coctelera musical todavía más envolvente y groovy (en el mejor sentido del término, que conste). Las diferencias cualitativas son inapreciables, la primera parte se impone por décimas por aspectos circunstanciales como el bofetón de toda primera toma de contacto, algunos cameos de lujo y mayor presencia de hits redondos, pero poco más. Son dos caras de una misma moneda.

Subgénero en extinción, sin apenas resonancia en la actualidad, el weed rap ha encontrado en Curren$y al mejor aliado y representante posible. Y es que el rapper de Nueva Orleans consigue la ecuación soñada para cualquier seguidor de esta variante: un universo lírico poblado hasta la saciedad de referencias, guiños, atajos y trucos sobre la marihuana junto a un MC sobradísimo de talento, ingenio y habilidades con el boli. El hallazgo en este personaje estriba en las aptitudes y la creatividad del rapper cuando escribe y rapea, independientemente del parque temático en el que se adentre cuando escupe rimas. No nos enfrentamos a un colgado crónico que rapea, sino a un muy buen creador de situaciones, juegos líricos y recursos léxicos con el fumeteo como irrenunciable hilo argumental. Y a esa excelente carta de presentación se le suma, cómo no, un Ski Beatz enrachado, casi poseído por un impulso de facturación musical que no parece tener límites ni freno a corto plazo.

Como decía, “Pilot Talk II” presenta credenciales más jazzeras, y el groove aún es más reposado y calmado. En comparación con su predecesor, se diría que este álbum incide aún con más ahínco en la vertiente más apocada y remolona de su discurso, dando pie a cuarenta minutos de fascinante rap perezoso y atontado. En estas producciones se deja ver más, tiene más presencia, el baile de instrumentos con el que Ski Beatz decora y enriquece sus beats, y cobran pleno protagonismo los teclados y las guitarras chispeantes, todo en su justa medida y en su punto, con ritmos acolchados y la sensación de que ambos incluso se encuentran más cómodos cuanto más bajan el pistón y más adormecen su propio discurso. En las antípodas del hip hop épico de Kanye West o del músculo boom bap, en medio de la vorágine de lanzamientos, grandilocuencia y ambición de conquistar el mundo de las novedades que asaltan el mercado actual, la propuesta de Curren$y es el equivalente discográfico a esos momentos en que el ejecutivo de éxito de turno, en pleno ajetreo de estrés, se dice a sí mismo “necesito una mañana de club” y abandona el despacho para irse al gimnasio a nadar, quemar suela y charlar con los socios. “Pilot Talk II” es lo mismo: un break necesario y revulsivo para apoltronarse en el sofá, encender un señor porro si eres de los que fuma, enchufar la PlayStation 3 y echarle muchas horas al NBA 2K11.

David Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar