Pibe Cosmo Pibe Cosmo

Álbumes

El Remolón El RemolónPibe Cosmo

9.3 / 10

El Remolón  Pibe Cosmo ZIZEK RECORDS

Desde Buenos Aires, Argentina, El Remolón es dueño de un ritmo que no abandona el sitio del meneo fundamental, las caderas se contonean canción a canción. El Remolón gusta de mantener una cadencia sin fisuras ni aspavientos, las subidas son matizadas sin que el espacio quede alterado, tan sólo la estructura ósea y el riego sanguíneo siente como un deber la necesidad de acelerar el baile siempre de una manera torbellínica e intimista. Y así El Remolón hace honor a su nombre, no hace falta ser un tip@ enérgico para escuchar y bailar “ Pibe Cosmo”, con un aire vago es suficiente porque el ritmo obsesivo se encarga de lo demás, cosa de arrastrarse como la vida misma. El gran descubrimiento del músico Andres Schteingart fue ese tempo obsesivo que empuja la cumbia, tan próximo al dub electrónico, probablemente por el caribe que comparten. Se bautizó como El Remolón y empezó la historia de un trayecto con parada en su disco “ Pibe Cosmo, larga duración publicado en Zizek en los últimos meses del año pasado.

La herramienta es electrónica como el colador por el que vuelca las distintas variedades de cumbia. Sin alejarse en exceso de la cumbia costeña colombiana gracias a la cadencia permanente son evidentes los rastros de la cumbia villera de la cumbia boliviana (escuchar el tema “Cumbia Bichera” nos hace pensar en Los Warahauco tan populares en los 80) o de la cumbia electrónica mexicana. Hay un cierto arreglo mínimal a lo largo del disco pero afortunadamente el sonido cobra un cuerpo que lo aleja del manido estilo que dominó hace no muchos años. Es mayor la presencia del dub, la inspiración reggaetoniana, y una influencia anímica propia del trance que sutilmente te lleva a elevar los brazos.

Y con estas constantes una tras o otra las canciones te hacen bailar y emocionarte. Con una nostálgica lírica que cubre canciones como "Se fue a la villa” ; retazos urbanos de lugares de los que escapar y que al tiempo son refugio de muchas vidas. Fiesta en “ Negros cumbieros”, en “Bonita” destierra -con coro de niños guaraníes incluido- los tópicos de lo inhumano y frío de la electrónica (para los idiotas que aún argumentan semejante memez) o “ Zapatillas galácticas” con coordenadas mas europeas pero con sorpresas de otra dimensión.

Los samplers de clásicos cumbieros argentinos de la cultura popular, los mutilados elementos en pos del collage perfecto, las voces, los teclados de Pablo Lescano las colaboraciones mas que testimoniales de Fauna, Ale Sergi, Vanessa Strauch, Blitto el vibrante resultado y todo lo dicho antes me hace querer coger el barco como un gallego bailarín hacia el Río de la Plata.

Borja Ilián

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar