Pegasvs Pegasvs Top

Álbumes

Pegasvs PegasvsPegasvs

8 / 10

Sergio Pérez García, además de estar enamorado de su guitarra, siempre ha sido un yonqui de la chatarrería analógica. No destripamos ningún secreto si decimos que para él los obsoletos teclados Korg son pura metadona. Aunque no ha sido hasta ahora que junto a su pareja, Luciana della Villa (la bajista de Sibyl Vane, que también le acompañaba en los esputos punk de Thelemáticos), ha decidido renunciar a las premisas de su currículum previo para salirse por la tangente con el mejor proyecto de su ya dilatada carrera, que al final se ha llevado Canada. Pegasvs no inventan nada nuevo. Ni lo pretenden. Pero zambulléndose en las estructuras más pop del krautrock (llámese a partir de ahora krautpop), el dúo se posiciona como los primeros de la clase en el terreno de la arqueología electrónica de los 70s con un disco que es más adictivo que el polvo de ángel. Partiendo del repetitivo ritmo motorik que popularizaron Neu!, la templanza de los Stereolab de mediados de noventa, y referentes del pop sintético como Gary Numan (que asoma la cabeza en “No Volverá” para dejarnos claro que “Are Friends Electric?” sigue siendo vanguardia más de 30 años después de su estreno), Pegasvs nos agarran de las pelotas para que les acompañemos a un pasado no tan remoto en el que el hombre, a diferencia de ahora, dominaba con precisión las primitivas tecnologías que estaban a su alcance.

Destripar el disco canción por canción carece de sentido. “Pegasvs”, en el poco más de media hora que dura, debe entenderse como un todo, un viaje retrospectivo que se vale de las mismas baterías sampleadas ( “Atlántico” y “Sobre las Olas”, por ejemplo, están cortadas por el mismo patrón melódico) y el reciclaje de recursos a lo largo de sus nueve temas. ¿Y no aburre o acaba haciéndose cansino?, podría preguntarse más de uno. Pues no, para nada. Ese contraste entre la abrupta agresividad de sus melodías y el meloso acento argentino de Luciana atrapa desde la primera escucha con una colección de temas que suenan a hitazos absolutos sin pretenderlo. Quienes se volvieron locos ante aquellos tres avances sonoros titulados “La Melodía Del Afilador”, “Atlántico” o El Final De La Noche amaran por igual las inéditas “Inmortal” o la pesadilla reverberizada de “Sol de Medianoche”. Con permiso de John Talabot, ya tenemos el segundo candidato a mejor disco nacional del año.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

The Good Son

Historias

“Queridos padre y madre: os he robado dinero para transformarme en una mujer”

Or Bar robó dinero a sus padres para cumplir el sueño que ellos nunca permitirían.

leer más
bella durmiente

Historias

La verdadera historia de la Bella Durmiente es mucho más gore de lo que te contaron

Las versiones edulcoradas del mito que han llegado al siglo XX tienen poco que ver con la historia original.

leer más
Me estoy poniendo gorda

Historias

Me estoy poniendo gorda

...¿o quizá me han hecho creer que me estoy poniendo gorda?

leer más
Floriane de Lasée

Historias

"Desde mi ventana solitaria, la ciudad eléctrica era mi única amiga"

Ojalá pudiera tocar tu piel. Pero cuando estiro el brazo para alcanzarte, sólo hay acero y un vacío raro.

leer más
Me & You

Historias

Toda la pasión del mundo cabe en una sola cama

¿Y si nuestro tiempo sobre la Tierra pudiera medirse en las horas que pasamos amándonos?

leer más
Istanbul United

Actualidad

Ultras rivales a muerte... unidos por un parque público

La defensa de un parque público en Estambul consiguió unir a hinchas radicales de Galatasaray, Beşiktaş y Fenerbahçe

leer más
Žižek's jokes

Actualidad

El filósofo más polémico del mundo tiene unos chistes verdes que contarte

A Žižek le encanta ofender a todo el mundo.

leer más
St. Pauli

Actualidad

En esta ciudad se mean (literalmente) en sus turistas

En el turístico barrio de St. Pauli, los vecinos se han organizado para echarte a perder las zapatillas

leer más

cerrar
cerrar