Pegasvs Pegasvs Top

Álbumes

Pegasvs PegasvsPegasvs

8 / 10

Sergio Pérez García, además de estar enamorado de su guitarra, siempre ha sido un yonqui de la chatarrería analógica. No destripamos ningún secreto si decimos que para él los obsoletos teclados Korg son pura metadona. Aunque no ha sido hasta ahora que junto a su pareja, Luciana della Villa (la bajista de Sibyl Vane, que también le acompañaba en los esputos punk de Thelemáticos), ha decidido renunciar a las premisas de su currículum previo para salirse por la tangente con el mejor proyecto de su ya dilatada carrera, que al final se ha llevado Canada. Pegasvs no inventan nada nuevo. Ni lo pretenden. Pero zambulléndose en las estructuras más pop del krautrock (llámese a partir de ahora krautpop), el dúo se posiciona como los primeros de la clase en el terreno de la arqueología electrónica de los 70s con un disco que es más adictivo que el polvo de ángel. Partiendo del repetitivo ritmo motorik que popularizaron Neu!, la templanza de los Stereolab de mediados de noventa, y referentes del pop sintético como Gary Numan (que asoma la cabeza en “No Volverá” para dejarnos claro que “Are Friends Electric?” sigue siendo vanguardia más de 30 años después de su estreno), Pegasvs nos agarran de las pelotas para que les acompañemos a un pasado no tan remoto en el que el hombre, a diferencia de ahora, dominaba con precisión las primitivas tecnologías que estaban a su alcance.

Destripar el disco canción por canción carece de sentido. “Pegasvs”, en el poco más de media hora que dura, debe entenderse como un todo, un viaje retrospectivo que se vale de las mismas baterías sampleadas ( “Atlántico” y “Sobre las Olas”, por ejemplo, están cortadas por el mismo patrón melódico) y el reciclaje de recursos a lo largo de sus nueve temas. ¿Y no aburre o acaba haciéndose cansino?, podría preguntarse más de uno. Pues no, para nada. Ese contraste entre la abrupta agresividad de sus melodías y el meloso acento argentino de Luciana atrapa desde la primera escucha con una colección de temas que suenan a hitazos absolutos sin pretenderlo. Quienes se volvieron locos ante aquellos tres avances sonoros titulados “La Melodía Del Afilador”, “Atlántico” o El Final De La Noche amaran por igual las inéditas “Inmortal” o la pesadilla reverberizada de “Sol de Medianoche”. Con permiso de John Talabot, ya tenemos el segundo candidato a mejor disco nacional del año.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Tao Lin

Columnas

La juventud está sobrevalorada; el amor ya no importa

¿Por qué tenemos miedo de los escritores que hablan de nosotros?

leer más
White House Explosion

Historias

Los 16 clichés más cutres del cine

Si una civilización extraterrestre consiguiera captar la emision de nuestra tele por cable, se llevaría una visión distorsionada pero muy chistosa ...

leer más
Danaerys

Actualidad

Fuimos caníbales en la prehistoria, y lo seguiremos siendo

Inglaterra es un lugar clave en la investigación sobre los inicios del canibalismo humano, y sobre sus implicaciones en la evolución de nuestra ...

leer más
top paternidad

Actualidad

17 consejos salvajes para ser el peor padre del mundo

¿Meter al bebé en la secadora? Suena bien.

leer más
Nail Houses

Historias

Dingzihu, las casas malditas del capitalismo

El progreso vertical del capitalismo elimina viviendas en beneficio de oficinas, apartamentos de lujo y centros comerciales

leer más
invisibles iran

Actualidad

El extraño caso de los hombres que se volvían invisibles al besarse

"En Irán no tenemos homosexuales, como en vuestro país. En Irán no existe este fenómeno".

leer más
Eat the Turnbuckle - Killer Angels - J.M. Giordano

Historias

Hijos de satán: así acabarás si te expones a la música del diablo

Explorando el lado oscuro sin hacer daño a nadie.

leer más
God Told Me To Do It

Columnas

El grupo de punk que okupó una embajada

Okuparon y saquearon una embajada, denunciaron el «racismo» de The Beatles, a quienes calificaron como «una banda de bigotudos hippies racistas» ...

leer más

cerrar
cerrar