Partys Over Earth Partys Over Earth

Álbumes

ZZT ZZTPartys Over Earth

7.8 / 10

TURBO

James Sontag es uno de esos tipos por lo que sientes simpatía inmediata. A lo mejor en persona es un perfecto bastardo, no lo sé, pero el personaje llamado Tiga es adorable. Los que le seguimos en Twitter sabemos de su pasión casi irracional por el FC Barcelona: el canadiense es fanorro del equipo de Pep “Pacino” Guardiola, lo que dice mucho de su buen gusto. Pero no sólo se revela como un cachondo mental; resulta que aparte de ser un amor de tipo, pincha y fabrica música electrónica para cagarse en los calzones de gusto. De ahí que servidor sacrificara un cordero en honor a San Pelotazo cuando, en 2007, el viejo Sontag decidió unirse a su amigo Florian Senfter, también conocido en los lodos fiesteros como Zombie Nation, y facturar al alimón el maxi “Lower State Of Consciousness”, una de las bombas de hidrógeno más devastadoras que ha dado la música de baile en los últimos años, un temazo que se suma en este LP a los diferentes 12” que el dúo ha ido sacando en los últimos cuatro años y a una retahíla de nuevos tracks asesinos que convierten el funk en un Ferrari enloquecido quemando goma, trompo va, trompo viene.

ZZT es el nombre de la alianza de dos capitostes de la escena de clubs que han convertido el concepto party track en puro arte underground. Cuesta mucho ponerse guarro, cubrirse de barro y ofrecer al respetable una imagen tan y tan digna. Tanto James Sontag como Florian Senfter tienen la clave para ensuciarse las manos sin que se note: ambos han sabido complementar pulsiones y credos –más pop y kitsch Tiga; más negruzco y seborreico Zombie Nation– en pos de un sonido hedonista hasta el paroxismo, un esputo electrónico en modo roller coaster que en ningún momento se antoja patillero, gratuito y deforme. Es música de baile en tu cara, sin florituras en el estudio, sin sutilezas que inviten al clubber a bailar con lágrimas en los ojos, pero dentro de su simplicidad las piezas de este reloj adrenalínico funcionan con una precisión asombrosa. Imposible no bailar con esta inyección de desfase.

Cajas de funk, electro y tech-house de una simplicidad abrumadora ( “Zig Zig Zag”). Efectos repetitivos y martilleantes cercanos al mundo del videojuego ochentero y al ruidismo punk (bestial “Vulakn Alarm!”). Electroboogie sin tregua, envenenado a base de mercurio y caspa ( “ZZTMF”). Sintetizadores enardecidos que parecen tocados por Charlie Sheen en pleno globazo ( “Where Is The Captain?”, track favorito del menda). Mareantes cremalleras de sonido que suben y bajan a toda velocidad para que las drogas que te has tomado te salgan hasta por los lacrimales ( “Rock The Pace”). Headbangers festivaleros para la familia “keta” ( “Work”). Rolands 303 echando humo negro ( “Partys Over Los Angeles”). ZZT es pura incorruptibilidad dance y su debut no decepciona. Algo tan sencillo, pero tan bien hecho y tan pinchable, no se hace así como así. Si es cierto lo que dicen las escrituras y esto se acaba, quiero que la fiesta del fin del mundo tenga la música de “Partys Over Earth”. Petardos. Carracas. Majorettes saltando de los balcones del ayuntamiento. La fiesta ha llegado a la ciudad.

Óscar Broc

ZZT - Partys Over Los Angeles

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar