Part II: The New December Part II: The New December

Álbumes

Fol Chen Fol ChenPart II: The New December

8.1 / 10

Fol Chen  Part II: The New December ASTHMATIC KITTY

Del sello Asthmatic Kitty (cofundado por Sufjan Stevens) nos llegan Fol Chen, un grupo angelino nacido de las cenizas de la antigua estación de radio de Long Island (de la que Samuel Bing, líder del grupo y a veces también guitarra en algunos conciertos de sus amigos de Liars, era fanático perdido). Bing creció escuchando melodías new wave ( Icicle Works son una influencia reconocida) hasta que alguien llamado John Shade se escapó de las páginas de Nabokov (las de la novela “Pálido Fuego”) y se encargó (esto siempre según la mente popera de Bing) de que la estación de radio enmudeciera. El villano John Shade logró su cometido hasta 2009, cuando Fol Chen publicaron su primer largo, “Part I: John Shade, Your Fortune's Made”, una especie de pop con varios prefijos añadidos (léanse synth, electro, alt, etc.) que les sirvió, además de como catalizador de frustraciones radiofónicas, de menú de restaurante exótico: podíamos encontrar desde destellos de Kate Bush hasta un poco de Talking Heads o sintetizadores de los ochenta –que ya de por sí (es una opinión muy personal de un servidor) constituyen un género musical al mismo tiempo que una regresión temporal instantánea involuntaria–.

Siempre precedidos por un aura de misterio (dicen que prefieren que la gente se concentre en su música, y lo dicen en pleno siglo XXI, en la era de la globalización, la mercadotecnia de tendencias caníbales, el monopolio de internet y de los teléfonos móbiles con videocámaras y complejo de videoconsolas... ¿Quieren un ejemplo de lo fútil que es intentar permanecer en la oscuridad siendo una banda de música electropop alternativa? Vayan aquí. Spoiler: en el vídeo no llevan máscaras ni pinturas), Fol Chen regresan con la segunda parte, “Part II: The New December” después de un disco de remezclas donde compartían estudio con colaboradores habituales (Simone White) y supuestas influencias (Junior Vasquez). Ante todo, no hay que intentar catalogarlos ni compararlos con nadie, porque cuando parece que se parecen a Prince (hicieron un cover de “The Beautiful Ones” en 2009) al momento siguiente parecen Hot Chip y The Knife ligándose a Madonna. Supongo que la mejor definición la dieron ellos mismos al decir que suenan como el Objeto (aquello parecido a un joystick u obra de arte contemporáneo que nadie entiende y cuesta una millonada que salía en la portada de “Presence” de Led Zeppelin).

En cualquier caso, con esta segunda parte, los vemos mucho más centrados en algo más preciosista y burbujeante que marchoso (solamente hay dos temas, “C/U” y “They Came To Me”, de radiocasette callejero). Aparte de la canción mnemotécnica “The Holograms”, hay una dicotomía evidente: un grupo de temas que buscan lo orgánico y lo placentero ( “The Holes” o “Your Curtain Call”, ésta última un ritmo de jadeos y susurros) y hay otras que buscan el sonido del apocalipsis (bien entendido), como “This Is Where The Road Belongs” y, sobre todo, en “Men, Beasts Or Houses”, donde si Gram Rabbit dicen que son la banda que toca durante el fin del mundo, Fol Chen, aquí, serían lo que suena inmediatamente después del Big Crunch: un mar pulsante de algo que se presupone terrible y que los angelinos musicalizan mediante bajos de guitarra solitarios y alejados entre sí, por ejemplo.

Para placer auditivo, además encontramos dos grandes exponentes de estos dos tipos de música. “Adeline (You Always Look So Bored”, una de las grandes del disco, semiorquestal, de hipnosis desacomplejada, cuyos bajos (como en “In Ruins”) son de videojuego de 16 bits y muy parecidos a, por decir un título, “Ninja Gaiden”. Y “The New December”, una guía sobre inventiva sonora y preciosismo bucólico que, no olvidemos, factura un grupo de influencias dispares e inconexas y cuyas texturas nos saben en ocasiones muy ásperas. Si esto no es tener estilo, ya me dirán ustedes qué no es.

Jordi Guinart

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar