Pala Pala

Álbumes

Friendly Fires Friendly FiresPala

7.5 / 10

Friendly Fires  Pala

XL RECORDINGS

Friendly Fires aparecieron en 2008 como los primos fiesteros de Foals. Su disco de debut, “Friendly Fires” (XL, 2008), les sirvió para convertirse en uno de los principales puntales del crossover entre indie y electrónica de las Islas Británicas (aunque dos escalones por debajo de los gigantes Hot Chip). Además, el resultado no sólo era la mar de acertado, sino que consiguió alzarse con una nominación al Mercury Prize que al final acabó llevándose Speech Debelle. Alargaron el tirón de ese primer álbum hasta la extenuación (siete sencillos para un trabajo de diez canciones, pero entre ellos salió esa formidable remezcla que hicieron Aeroplane de “Paris”). Antes de publicar este “Pala”, Gucci les llamó para que contribuyesen con una versión de “Strangelove” de Depeche Mode para una campaña de un perfume. Visto el resultado de este segundo largo, dicho encargo no ha parecido subírsesle a la cabeza.

Todo ese espíritu celebratorio, de interminable fiesta veraniega, se traduce en “Live Those Days Tonight”. Primera canción del álbum, primer adelanto y la mejor de esta nueva selección de once temas con permiso de “Hurting”, uno de los cortes más serios que han hecho. No sólo se permiten el lujo de mirar al presente con guiños evidentes al chill-wave de grupos como Washed Out en un género donde lo más normal es echar la vista a los ochenta, sino que además se alían con el coro de gospel de Harlem y añaden una 303 hacia el final para dar lustre al tema. Muy acertado. De un barrio neoyorquino a otro, se desplazan a Brooklyn para afrontar “True Love”, donde se exhiben con una disco music con toques funky comandado por un bajo prominente. No debe ser casualidad que colabore en este tema un sospechoso habitual de la escena como es Alex Frankel, del flamante dúo Holy Ghost!.

Éste es un nuevo disco que repasa lo mejor que ha dado la música de baile en los últimos treinta años – “Blue Cassette” recoge el testigo del french touch de finales de los noventa y tiene el espíritu de Thomas Bangalter muy presente– y que, a la vez, sirve para demostrar que Friendly Fires se han sofisticado, con un sonido más serio que su predecesor –tomen “Running Away” como ejemplo–. También deleita “Chimes”, con esas campanillas que dan título al tema. Una lástima que “Hawaiian Air”, la canción que tiene todos los números para convertirse en inminente nuevo sencillo por parecer la continuación lógica de “Paris”, no esté a la altura del resto del repertorio. Y es, precisamente, la pieza en la que más se nota la mano de su productor de confianza Paul Epsworth (Bloc Party, The Rapture).

Friendly Fires cierran la faena con “Helpless”, que evoca a los Junior Boys de “So This Is Goodbye”. Se mueve a un ritmo sensual, más sosegado de lo habitual (pero sin llegar al medio tiempo de la intranscendente “Pala”), con aromas a house veraniego, ideal para pinchar, por poner un referente cercano en el espacio y tiempo, en los chiringuitos del off-Sónar momentos antes de que se ponga el sol. Sus últimos 30 segundos parecen uno de esos maravillosos interludios de Boards of Canada. Así pues, tenemos entre manos un segundo disco que satisfará en buena medida a los fans, que parece más trabajado, sólido y abierto a más estilos, pero con una evidente lacra: no tiene esos hits indiscutibles que se encontraban casi en cualquier esquina del debut.

Álvaro García Montoliu

Friendly Fires - Live Those Days Tonight

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar