Outmind Outmind

Álbumes

Matthewdavid MatthewdavidOutmind

7.6 / 10

Matthewdavid  Outmind BRAINFEEDER

En el momento en que alcanzas el punto de no retorno y no sabes si te vas a desvanecer o morir de placer, en la cima más alta del viaje psicodélico, es ahí, en un microsegundo de eterna felicidad, cuando la música de Matthewdavid aparece, como si fuera el sonido indescriptible de querubines con trompetas dándote la bienvenida a uno de los planos existenciales más extraños de la escena californiana. El productor con base de operaciones en Los Ángeles desestructura el concepto clásico de beatmaking delante de tus narices, como si fuera un bizarro juego de prestidigitación del que no puedes apartar la mirada. Capas de sonidos aberrantes, interferencias radiofónicas, crujidos de vinilo, frecuencias espectrales y burbujeos algorítmicos se combinan en un colchón melódico de espíritu futurista y rictus melancólico. Aunque lleva tiempo agitando la escena de la Costa Oeste desde su sello ultra-underground Leaving Records y ha dejado ya muestras de su magia en algunos singles y EPs (el último, “International”, ha sido la antesala de este debut en largo), es ahora cuando Matthewdavid agita de verdad su caleidoscopio. Porque “Outmind”, más que un disco, es un estado de conciencia.

Mathew McQueen –su nombre real– parece más interesado en crear mundos que en crear canciones. Si no le echáis ojo al iPod os costará discernir un track de otro. Es éste un viaje que no tiene sentido recorrer por partes. El productor californiano destila un compuesto sonoro con la capacidad evocadora de la IDM clásica, pero aporta a la mesa un manto ruidista de enajenación electrónica y sample madness que te atrapa en una telaraña digital infinita. Hay pop de ultratumba a ritmo de 8bits ( “International”). Hay pasajes de ruido blanco a golpe abstraccionismo sin red ( “Epic Swam”). Hay cubismo glitchista ( “Today Same Day”). Hay encantamientos de software feérico estilo Boards Of Canada ( “Cucumber-Lime”). Lo cierto es que McQueen no tiene especial apego a los patrones más obvios, aunque clava sus acercamientos al sonido más Low End Theory. Ahí está “Like You Mean It”, un beat post-wonky ensordecedor, hipnótico, con cascadas digitales que se desvanecen y vuelven a aparecer.

“Outmind” no es un disco ni mucho menos fácil, y evidentemente no será alimento para los enemigos de las rarezas. Eso sí, en un momento en el que la huída de la normalidad es una convención mal asumida, Matthewdavid vuelve a dar pleno sentido a la expresión “ser diferente”. Lo es y mucho: si has probado un caldo psicodélico parecido, házmelo saber.

Óscar Broc

Matthewdavid - Like You Mean It by BRAINFEEDER

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar