Our Version of Events Our Version of Events

Álbumes

Emeli Sandé Emeli Sandé Our Version of Events

6.8 / 10

Melodrama en vena. Leona Lewis llora como nunca abrazada a su pasta dentífrica y motivos no le faltan. Le ha salido competencia, directamente de la letra pequeña de los títulos de crédito de la composición británica. Se llama Emeli Sandé, una veinteañera que luce un pelazo tijereta más original que el suyo y con el culo pelado de escribir canciones para nombres tan dispares como el juguete roto Susan Boyle, la princesa del pueblo Cheryl Cole o la mencionada Lewis. La leyenda cuenta que Sandé abandonó sus estudios de medicina para airear sus desamores, y vamos si lo ha hecho. Después de haber protagonizado varios featurings con Tinnie Tempah o Chipmunk (aunque el más celebrado fue aquel “Read All About It”, junto a Professor Green, que esta vez se marca en solitario para cerrar su debut), es ahora cuando la artista disfruta viendo a su público gastando cantidades industriales de kleenex. Emeli Sandé es algo así como una Adele estéticamente más moderna que no quiere sonar en los geriátricos o las peluquerías especializadas en tocados demodé del siglo XIX. Ella quiere sonar contemporánea, impone con su presencia y le ha dado un derechazo a Beyoncé al demostrar que se puede hacer un álbum de baladas sin que tengamos que recurrir a la cuchilla de afeitar más cercana para intentar acabar con nuestra vida –meses después seguimos luciendo varias cicatrices causadas por la escucha de aquella pesadilla a lo Tina Turner titulada “4”, que cada vez más nos aleja del comeback de Destiny’s Child–.

Sí, Sandé nos la metió doblada con aquel tributo a “Unfinished Sympathy” con el que empezó a calentar la salida de este disco. “Heaven” sigue siendo un trallazo para bailar entre sollozos aquí y en Kazajistán, pero lo que no podíamos imaginar es que la drama-queen que habita en lo más profundo de nuestro ser acabaría disfrutando con el resto de temas, baladones a caballo entre una final de Eurovisión y los títulos de crédito de cualquier película de Disney. La artista da motivos de sobras para que se le considere una de las grandes promesas de los medios tiempos mainstream: suena pomposa de cuerdas, casi orgiástica pero con la épica bajo control ( “Mountains” o “Daddy”, esta última con la colaboración de Naughty Boy, el máximo responsable en las labores de producción del disco), derrochando preciosidades que le dan mil vueltas a cualquier niñata que quiera probar suerte en la escena folk ( “Breaking The Law”) e imitando a con garantías a Florence + The Machine ( “Next To Me”). Si hemos podido salir a la calle con la cabeza bien alta tras engullir religiosamente todas las temporadas de “Física y Química”, con este disco podremos seguir haciéndolo.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

rutina

Historias

Maldita sea, tu vida es un gif

La rutina tienes eso, que es repetitiva.

leer más
nipple

Actualidad

Free The Nipple, la película contra la censura que será censurada

“Esta película no va sobre topless, sino sobre la igualdad".

leer más
polaroid vintage

Actualidad

El año que viene llevarás una Polaroid en el bolsillo

Estará a la venta a principios de 2015 por 79 euros

leer más
Turbofolk

Actualidad

Turbofolk: pop y diversidad sexual en los Balcanes

La música favorita del ultranacionalismo serbio es hoy espacio de lucha por conquistas de género

leer más
martin eder

Actualidad

Martin Eder, el pintor que corrompió el óleo

Eder reúne lo clásico y lo kitsch, lo realista y lo surrealista, lo ideal y lo terrenal.

leer más
Sascha Braunig

Actualidad

8 discos jugosos que no puedes pasar por alto

Hay música con chicha por todas partes. Para que no pierdas el ritmo de la actualidad, te destapamos un puñado de discos sabrosos que vale la pena ...

leer más
luna

Actualidad

Este crowdfunding te permite reservar una plaza en la luna

Las recompensas mezclan la ciencia espacial con la fantasía popular propia de películas de ciencia ficción.

leer más
hammerand niña tumbada

Actualidad

El fotógrafo que se escondió en una cámara de vigilancia

Hammerand denuncia que, más allá de los planes de vigilancia del gobierno, existen multitud de dispositivos con cámara conectados de forma poco ...

leer más

cerrar
cerrar