Our House On The Hill Our House On The Hill

Álbumes

The Babies The BabiesOur House On The Hill

7.1 / 10

Lo que empezó como un mero entretenimiento se ha convertido en una banda hecha y derecha. Hablamos de The Babies, esa suerte de súper grupo lo-fi formado por Cassie Ramone, la rubia de Vivian Girls, Kevin Morby, bajista de Woods, y Justin Sullivan, batería de Bossy. Tras conocerse los dos primeros en una fiesta en una casa de Brooklyn (muy apropiado con lo muy neoyorquinos que son), decidieron aparcar momentáneamente sus distintos roles al frente de distintas bandas para dar con un cancionero propio. Así, en 2011 llegó su álbum de debut homónimo, que editó Shrimper, una colección de temas de garage rock con mucho filtro sucio ciertamente entretenidos aunque con una fecha de caducidad bastante inmediata. Pero gracias a los muchos bolos que tuvieron el año pasado por todo el mundo decidieron darle continuidad al proyecto y escribir nuevo material tanto en sus respectivas casas de Brooklyn como en una estancia en Los Ángeles. Así surgió “Our House On The Hill”, su segundo trabajo, esta vez en Woodsist Records, y con nuevo bajista, Brian Schleyer, una decisión que se interpreta, tras haberle dado unas vueltas al disco, como una oportunidad para que Morby pueda adoptar un primer plano como vocalista y pueda tener un papel central en buena parte de sus cortes en detrimento de una Ramone relegada, a menudo, a los coros.

Para la producción del álbum también hubo cambios. En lugar de utilizar los estudios Rear House de Brooklyn estuvieron dos semanas en Los Ángeles trabajando con el productor Rob Barbato, conocido especialmente por su trabajo con bandas como The Fall y Cass McCombs, para pulir el sonido áspero de su debut, como suele ocurrir con este tipo de bandas. Un ejemplo claro se encuentra en “Mean”, mucho más cercana a las formas folk de hoguera, y hasta se atreven a cerrar con un corte titulado “Wandering” que invita, exactamente, a eso mismo, a vagar por el campo sin rumbo. La acústica “That Boy” gusta por la sencillez, la melancolía de su letra y un Morby muy sereno. Pero que nadie se asuste, los trallazos de garage rock siguen estando aquí, y esta vez mucho más afilados ( “On My Time”). Las guitarras cobran un gran protagonismo, pero han abierto acertadamente el espectro instrumental al órgano, el piano, el saxo y las cuerdas. El traslado a la Costa Oeste se hace evidente en “Moonlight Mile”, un surf-pop que hace que no echemos tanto de menos a Wavves. Por su parte, “See The Country”, muy geográfica toda ella, sería la canción que hubiese escrito Bethany Cosentino si no se hubiese añoñado tanto en “The Only Place”. Y “Slow Walkin” es todo lo que podrían desear los fans del pop de reminiscencias 60s. También resuenan ecos de sus respectivas bandas. La dulce “Alligator”, una de las piezas más pegadizas del lote, tiene unas guitarras tan sencillas y eficaces como las de Woods y “Chase It To The Grave” es un número acelerado para bailar en tugurios de esos que tanto les gusta facturar a Vivian Girls. Más melódico, y por tanto, más pop, mucho más abierto de miras y con unos coros perfectamente ejecutados entre Morby y Ramone, “Our House On The Hill” justifica que el proyecto prolongue su duración y, ahora sí, entrega lo que se espera de sus autores.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar