PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Las Orillas Las Orillas

Álbumes

McEnroe McEnroeLas Orillas

8 / 10

Entre mundos a los que les basta un beso para desintegrarse (la meteórica y visceral “La Palma”) y desenfocados bailes en el puerto que acaban en tragedia (o el día en que “caí en la cuenta de que tú no me amabas” de “Vistahermosa”), el cuarto trabajo de los vizcaínos McEnroe se presenta como la perfecta continuación del brutal (por descorazonadoramente brillante) “Tú Nunca Morirás”, o, lo que es lo mismo, un puñado de canciones que se revuelven, se consuelan y se mecen al ritmo de un profundo (hondísimo) folk de melancólico pasado. Porque echar la vista atrás es lo que hacen los de Ricardo Lezón a, por ejemplo, “Agosto Del 94”, tema que arrastra a su protagonista al compás de un pop sonámbulo hasta una época en la que le cuesta reconocerse y que está a más años luz ( “hace ya tanto tiempo / casi cien años”) de lo que parece. Ya sea reivindicando la vuelta a los instintos más primitivos (la desazón casi refleja de la, por otro lado, envolvente “La Cara Noroeste” y su “soy un animal lleno de deseo / soy un animal que por ti muero”) o rodeándose de una lluvia que no cesa y que te devuelve a la orilla, McEnrore se redimen, exorcizan demonios disfrazados de chicas que siempre fueron malas y, como ocurre en “Las Mareas” ( “Ya no temo a las mareas que vienen y van ahora / me tumbo en la arena a verlas pasar”) se tumban en la orilla a disfrutar de la paz, una paz turbia, la calma que sigue a una tormenta especialmente intensa, una tormenta de recuerdos que han dejado de doler, pero que dolieron, y mucho.

La producción de Raúl Pérez (que ha sustituido a Abel Hernández, de Migala y El Hijo, responsable de la nitidez de claroscuros del soberbio “Tú Nunca Morirás”) se vuelca hacia dentro, arrastra un híbrido de rock en calma / tristístimo folk urbano, de frases que apenas se atreven a balbucearse (y que prometen construir casas que nunca se construirán, en la punzante, “Arquitecto”) y de cañones que no son cañones pero parecen estallar (en “Astillero”). A todas luces es un álbum menos nítido (lo que contrasta con su espíritu redentor), pero en cualquier caso es igualmente identificable, pues a estas alturas está claro que McEnroe suenan a McEnroe y que, hagan lo que hagan, nadie podrá quitarles un merecidísimo rincón entre lo mejor del folk(rock) atormentado español.

"Vistahermosa"

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

hamsterdesk

Historias

Esta mesa podría acabar con el sedentarismo en la oficina

Se llama Hamster Wheel Standing Desk e incorpora una rueda de hámster a tamaño humano.

leer más
glitch2

Actualidad

Las máquinas también se equivocan: fantasías visuales a partir del error tecnológico

Nostalgia, sueños y glitches en el arte de un fotógrafo androide

leer más
interstellar3

Actualidad

La app de 'Interstellar' es tan espectacular como la película

¿Alguna vez has soñado con crear y destruir galaxias?

leer más
yoonami

Actualidad

De noche, tus secretos más íntimos se bañan en luz salvaje

"Todos llevamos dentro cosas que no queremos aceptar"

leer más
netropolitan2

Actualidad

El “Facebook para ricos” suena a broma, pero es muy real

Netropolitan se define como “un club de campo online para gente con más dinero que tiempo”.

leer más
reykjavik

Actualidad

Ser policía en Reykjavik es el mejor trabajo del mundo

¿Pasear en bici y rescatar gatetes? ¡Yo me apunto!

leer más
ISIS GTA

Actualidad

Grand Theft Auto Yihad: la nueva arma de ISIS es un videojuego

Otra muestra de que el Estado Islámico le tiene pillado el punto al marketing 2.0

leer más
fogoisland

Actualidad

El hotel que podría salvar a toda una isla

Lo que está logrando la empresaria Zita Cobb con Fogo Island Inn algo poco habitual: promover el progreso social a través del lujo.

leer más
cerrar
cerrar