Las Orillas Las Orillas

Álbumes

McEnroe McEnroeLas Orillas

8 / 10

Entre mundos a los que les basta un beso para desintegrarse (la meteórica y visceral “La Palma”) y desenfocados bailes en el puerto que acaban en tragedia (o el día en que “caí en la cuenta de que tú no me amabas” de “Vistahermosa”), el cuarto trabajo de los vizcaínos McEnroe se presenta como la perfecta continuación del brutal (por descorazonadoramente brillante) “Tú Nunca Morirás”, o, lo que es lo mismo, un puñado de canciones que se revuelven, se consuelan y se mecen al ritmo de un profundo (hondísimo) folk de melancólico pasado. Porque echar la vista atrás es lo que hacen los de Ricardo Lezón a, por ejemplo, “Agosto Del 94”, tema que arrastra a su protagonista al compás de un pop sonámbulo hasta una época en la que le cuesta reconocerse y que está a más años luz ( “hace ya tanto tiempo / casi cien años”) de lo que parece. Ya sea reivindicando la vuelta a los instintos más primitivos (la desazón casi refleja de la, por otro lado, envolvente “La Cara Noroeste” y su “soy un animal lleno de deseo / soy un animal que por ti muero”) o rodeándose de una lluvia que no cesa y que te devuelve a la orilla, McEnrore se redimen, exorcizan demonios disfrazados de chicas que siempre fueron malas y, como ocurre en “Las Mareas” ( “Ya no temo a las mareas que vienen y van ahora / me tumbo en la arena a verlas pasar”) se tumban en la orilla a disfrutar de la paz, una paz turbia, la calma que sigue a una tormenta especialmente intensa, una tormenta de recuerdos que han dejado de doler, pero que dolieron, y mucho.

La producción de Raúl Pérez (que ha sustituido a Abel Hernández, de Migala y El Hijo, responsable de la nitidez de claroscuros del soberbio “Tú Nunca Morirás”) se vuelca hacia dentro, arrastra un híbrido de rock en calma / tristístimo folk urbano, de frases que apenas se atreven a balbucearse (y que prometen construir casas que nunca se construirán, en la punzante, “Arquitecto”) y de cañones que no son cañones pero parecen estallar (en “Astillero”). A todas luces es un álbum menos nítido (lo que contrasta con su espíritu redentor), pero en cualquier caso es igualmente identificable, pues a estas alturas está claro que McEnroe suenan a McEnroe y que, hagan lo que hagan, nadie podrá quitarles un merecidísimo rincón entre lo mejor del folk(rock) atormentado español.

"Vistahermosa"

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Sascha Braunig

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Nuevas savias musicales que no merecen pasar desapercibidas.

leer más
aleix salo

Actualidad

Esto es lo que piensan los yanquis de la vieja Europa

Pequeños seres regordetes que nos cuentan la desaparición de la clase media en Europa y las tensiones entre estados occidentales.

leer más
James Kirkup

Actualidad

9 discos sugerentes que no debes pasar por alto

Para que sigas la actualidad sin fisuras. Y, aún más importante, con placer.

leer más
Joan Didion

Actualidad

"Escribo para sobrevivir": una historia sobre la conmovedora vida de Joan Didion

Griffin Dunne y Susanne Rostock han iniciado un Kickstarter que en sólo unas horas ya ha sobrepasado su propósito. ¿Su proyecto? Rodar el primer ...

leer más
homer

Actualidad

5 políticos piripis que dejan #lodePabloIglesias a la altura del barro

¡Salud!

leer más
slaughterhouse

Actualidad

“Cuando la víctima eres tú”: el documental sobre mataderos donde muere el verdugo

¿Recibirá La Parka el próximo Oscar?

leer más
Meneo Okuda

Actualidad

El arte urbano se hace carne rebelde en 'El Jardín'

Cuerpos desnudos y caras sin rostro en una nueva explosión de surrealismo pop con subtexto político.

leer más
blanco negro

Actualidad

Cuando diferencia es sinónimo de brutal belleza

Como una de las clásicas campañas  de Benetton, pero con una pizca de surrealismo y otra de erotismo.

leer más

cerrar
cerrar