Las Orillas Las Orillas

Álbumes

McEnroe McEnroeLas Orillas

8 / 10

Entre mundos a los que les basta un beso para desintegrarse (la meteórica y visceral “La Palma”) y desenfocados bailes en el puerto que acaban en tragedia (o el día en que “caí en la cuenta de que tú no me amabas” de “Vistahermosa”), el cuarto trabajo de los vizcaínos McEnroe se presenta como la perfecta continuación del brutal (por descorazonadoramente brillante) “Tú Nunca Morirás”, o, lo que es lo mismo, un puñado de canciones que se revuelven, se consuelan y se mecen al ritmo de un profundo (hondísimo) folk de melancólico pasado. Porque echar la vista atrás es lo que hacen los de Ricardo Lezón a, por ejemplo, “Agosto Del 94”, tema que arrastra a su protagonista al compás de un pop sonámbulo hasta una época en la que le cuesta reconocerse y que está a más años luz ( “hace ya tanto tiempo / casi cien años”) de lo que parece. Ya sea reivindicando la vuelta a los instintos más primitivos (la desazón casi refleja de la, por otro lado, envolvente “La Cara Noroeste” y su “soy un animal lleno de deseo / soy un animal que por ti muero”) o rodeándose de una lluvia que no cesa y que te devuelve a la orilla, McEnrore se redimen, exorcizan demonios disfrazados de chicas que siempre fueron malas y, como ocurre en “Las Mareas” ( “Ya no temo a las mareas que vienen y van ahora / me tumbo en la arena a verlas pasar”) se tumban en la orilla a disfrutar de la paz, una paz turbia, la calma que sigue a una tormenta especialmente intensa, una tormenta de recuerdos que han dejado de doler, pero que dolieron, y mucho.

La producción de Raúl Pérez (que ha sustituido a Abel Hernández, de Migala y El Hijo, responsable de la nitidez de claroscuros del soberbio “Tú Nunca Morirás”) se vuelca hacia dentro, arrastra un híbrido de rock en calma / tristístimo folk urbano, de frases que apenas se atreven a balbucearse (y que prometen construir casas que nunca se construirán, en la punzante, “Arquitecto”) y de cañones que no son cañones pero parecen estallar (en “Astillero”). A todas luces es un álbum menos nítido (lo que contrasta con su espíritu redentor), pero en cualquier caso es igualmente identificable, pues a estas alturas está claro que McEnroe suenan a McEnroe y que, hagan lo que hagan, nadie podrá quitarles un merecidísimo rincón entre lo mejor del folk(rock) atormentado español.

"Vistahermosa"

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Cambridge cancer video

Actualidad

Así se cometen sanguinarios crímenes dentro de tu cuerpo

Son unos insaciables asesinos y su obsesión es mantenerte con vida.

leer más
Cara Delevingne

Historias

Estas son las modelos peor dibujadas de Instagram

No sólo las plumas bonitas hacen bello a un pájaro.

leer más
avión2

Ficciones

15 cosas que piensa un avión antes de morir

Los fotógrafos Andreana Scanderbeg y Alexander Sauer viajaron al Desierto de Mojave para visitar un cementerio de aviones. Sus fotografías nos han ...

leer más
fxhfh

Historias

Sí, tú vestiste así: la moda masculina más fea de la historia

Aprende de tus errores. Esto es todo lo que no debes volver a ponerte.

leer más
Irlanda

Actualidad

El amor es la ley: estas mujeres hoy van a ser libres

Straight up for equality es el lema por el "sí".

leer más
Robin Friday

Historias

Cuando el fútbol no era para pijos, este salvaje era el rey

Robin Friday: a su jodida manera.

leer más
azafata podio

Ficciones

Confesiones de una azafata de podio cabreada

Entre otras cosas, nuestro trabajo consiste en felicitar a los ganadores de la carrera y celebrar su triunfo por unos segundos.

leer más
Hari Nef

Historias

Hari Nef, la modelo transgénero que quiere conquistar el mundo con poesía

Un ejemplo de bella fortaleza.

leer más

cerrar
cerrar