Las Orillas Las Orillas

Álbumes

McEnroe McEnroeLas Orillas

8 / 10

Entre mundos a los que les basta un beso para desintegrarse (la meteórica y visceral “La Palma”) y desenfocados bailes en el puerto que acaban en tragedia (o el día en que “caí en la cuenta de que tú no me amabas” de “Vistahermosa”), el cuarto trabajo de los vizcaínos McEnroe se presenta como la perfecta continuación del brutal (por descorazonadoramente brillante) “Tú Nunca Morirás”, o, lo que es lo mismo, un puñado de canciones que se revuelven, se consuelan y se mecen al ritmo de un profundo (hondísimo) folk de melancólico pasado. Porque echar la vista atrás es lo que hacen los de Ricardo Lezón a, por ejemplo, “Agosto Del 94”, tema que arrastra a su protagonista al compás de un pop sonámbulo hasta una época en la que le cuesta reconocerse y que está a más años luz ( “hace ya tanto tiempo / casi cien años”) de lo que parece. Ya sea reivindicando la vuelta a los instintos más primitivos (la desazón casi refleja de la, por otro lado, envolvente “La Cara Noroeste” y su “soy un animal lleno de deseo / soy un animal que por ti muero”) o rodeándose de una lluvia que no cesa y que te devuelve a la orilla, McEnrore se redimen, exorcizan demonios disfrazados de chicas que siempre fueron malas y, como ocurre en “Las Mareas” ( “Ya no temo a las mareas que vienen y van ahora / me tumbo en la arena a verlas pasar”) se tumban en la orilla a disfrutar de la paz, una paz turbia, la calma que sigue a una tormenta especialmente intensa, una tormenta de recuerdos que han dejado de doler, pero que dolieron, y mucho.

La producción de Raúl Pérez (que ha sustituido a Abel Hernández, de Migala y El Hijo, responsable de la nitidez de claroscuros del soberbio “Tú Nunca Morirás”) se vuelca hacia dentro, arrastra un híbrido de rock en calma / tristístimo folk urbano, de frases que apenas se atreven a balbucearse (y que prometen construir casas que nunca se construirán, en la punzante, “Arquitecto”) y de cañones que no son cañones pero parecen estallar (en “Astillero”). A todas luces es un álbum menos nítido (lo que contrasta con su espíritu redentor), pero en cualquier caso es igualmente identificable, pues a estas alturas está claro que McEnroe suenan a McEnroe y que, hagan lo que hagan, nadie podrá quitarles un merecidísimo rincón entre lo mejor del folk(rock) atormentado español.

"Vistahermosa"

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Children Detained in War Zones

Actualidad

Miles de niños retenidos sin cargos y torturados por 'razones de seguridad'

"Los gobiernos están pisoteando los derechos del niño dando una respuesta equivocada y contraproducente a la violencia relacionada con el ...

leer más
portada

PlayGround Food

Cómo mezclar comida y cine: inception de tomates

Si no tienes paciencia, no los rellenes y cómetelo todo por separado, pero te perderás un verdadero recetón

leer más
Chacina da Candelária

Sports

Las Olimpiadas hacen revivir a Río su noche más terrorífica

¿La misma táctica que en el Mundial de fútbol de 2014?

leer más
Portada

PlayGround Food

15 tatuajes de comida entre el acierto y la tragedia

¿Acierto o tragedia?

leer más
fotos policía méxico

Historias

La insólita belleza de las imágenes vintage que muestran el crimen de México

El fotógrafo Stefan Ruiz publica una serie de fotos de fichas policiales, bocetos de criminales notorios y fotogramas de cámaras de vigilancia ...

leer más
Titular sexista

Sports

Mi madre ha marcado el gol del año. O la tuya. Yo qué sé

¡Mujeres que hacen cosas!

leer más
Niños niños futuro futuro

Actualidad

¿Qué es más peligroso para un niño? ¿La marihuana o las ceras?

Hasta 1.638 llamadas se llevaron a cabo en 2014 por niños que se habían intoxicado con ceras de colores. Con marihuana, solo 9.

leer más
malas madres

Historias

Ser una mala madre, la última pesadilla feminista del cine

No es que los chistes no tengan mucha gracia, es que sufres por los personajes.

leer más

cerrar
cerrar