Only Mountain: The Remixes Only Mountain: The Remixes

Álbumes

Take TakeOnly Mountain: The Remixes

7.5 / 10

Take  Only Mountain: The Remixes ALPHA PUP

“Only Mountain” entró en mi habitación como una ola inesperada: húmeda, espumosa, fría. No la vi llegar hasta que la tuve sobre mi coronilla. Luego, me resultó imposible quitarme de encima las notas de funk cósmico que, como algas olvidadas por la marea, dejó la inundación en mi sesera. Varios meses después, resulta balsámico recuperar esa maravilla maltratada por las listas, sobre todo si tenemos en cuenta que Take viene acompañado del Equipo A del new beat: una formación estelar de nombres con pedigrí californiano que podría considerarse tranquilamente el All Star Game del “gafapastismo” hip hop.

Lo cierto es que “Only Mountain” convirtió al artista también conocido como Sweatson Klank en uno de los superhéroes más admirados del universo Alpha Pup. No es de extrañar, pues, que haya conseguido reunir a un elenco de metahumanos como el que presenta este álbum, una suerte de Liga de la Justicia Digital contra la que no existe kryptonita posible. ¿Qué puede esperarse, pues, de un disco tan redondo, sometido al diván de Dibiase, Tokimonsta, Shigeto, Alex B o Falty DL? Muy fácil: futurismo wonky, hip hop de videconsola, funk líquido, psicodelia robótica, bleeps, klanks, claps, glitches y calidad. Mucha calidad.

Arropado por sus iguales, y con un pin de Low End Theory incrustado en la nariz cual piercing, Take consigue añadir más isótopos radioactivos a su obra magna con la ayuda de unos tipos que no remezclan por remezclar. Mux Mool convierte “If Don’t Go Insane” en un beat a medio camino entre Oriol y Pete Rock: como siempre, excelso. Dibiase remodela “Neon Beams” hasta darle la apariencia de un videojuego satánico. Eliott Lipp coge el mismo corte y lo transforma en un trip funkster con trazos de nostalgia estival. Shigeto despelleja “Implosions” con una pistola de clavos y una Nintendo estropeada, desdibujando el original con ese detallismo de laboratorio al que nos tiene acostumbrados. Tokimonsta le da un aire de peli de miedo a “Horizontal Figuration”, merced a una empanada de graves rugosos y sintetizadores galácticos. Y el premio gordo, para la melancolía barroca en 8bits que Anenon esparce en “Incredibright” como si fuera polvo de estrellas. El mejor track con diferencia.

Está claro, pues, que aquí no hay tiempo que perder, no hay paja con la que rellenar el muñeco: cuando esta gente hinca las nalgas en el estudio va muy en serio, por eso “Only Mountain: The Remixes” suena como un sueño cortante, digitalizado y tostado al sol de Cali: te bañarías desnudo y feliz en este mar contaminado de plutonio.

Óscar Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar