One Second Of Love One Second Of Love Top

Álbumes

Nite Jewel Nite JewelOne Second Of Love

8.1 / 10

Se lee bastante últimamente eso de que un grupo se “aleja de sus raíces chillwave” o se “distancia de la rama hipnagógica”, y la conclusión repentina es que comienza a remitir la fiebre que durante dos años ha venido colándose por casi todos los rincones. Remite principalmente en aquellos a quienes la etiqueta les cayó por coyuntura y titulares –todo el arco que va de Memory Tapes a Washed Out–, pero también en algunos de sus principales adalides a nivel de concepto. A nuestra protagonista de hoy, la señorita Ramona Gonzalez, una de las valedoras que dio carta fundacional al convenido movimiento, le ha llegado el turno de despegar y colocarse la siguiente en la lista de músicos a quienes ya podemos descolgar el sambenito.

Había ganas de hablar con propiedad de Nite Jewel. Hace tiempo que venimos siguiéndole la pista, intuyendo algo especial en ella. Desde el analógico “ Good Evening” de 2009 y a lo largo de los maravillosos EPs que ha ido entregando últimamente, a Ramona la hemos visto moverse cada vez más cómoda, aunque nunca ha querido pisar el acelerador y emocionarse en exceso con sus entregas. Ha preferido, por el contrario, priorizar esa virtud tan codiciada llamada naturalidad y dejar pasar el tiempo justo para que su música fuera encontrando su propia velocidad por sí misma. Lo bueno de la espera es que nos ha permitido señalar su crecimiento con precisión, viéndole avanzar discreta pero valiente, descubriendo con perspectiva cómo se ha ido desarrollando su técnica. ¿Lo malo? Pues que algunos ya estábamos bastante ansiosos porque se desmelenase de una vez y plasmara todo su arte en un disco grande. Ahora es el momento y “One Second Of Love” es ese disco. Una rodaja sabrosísima de lo que significa hacer pop hoy en día que, por todo lo apuntado más arriba, se siente como una gran recompensa. Un álbum que es conclusión y al mismo tiempo punto de partida.

Como disco, recuerda por su eclecticismo y audacia a otra notable entrega de superpop reciente como es el “ In Heaven” de Twin Sister, y por su voluntad de sonar clásico y elegante como un esmoquin recién planchado remite al “ Kaputt” de Destroyer. Con “Kaputt” comparte también una voluntad por acercarse con pies de plomo al tono del “adult oriented rock” tan reivindicado actualmente no sólo por Bejar, sino por otras obras bestias como M83 y Bon Iver. Lo de Ramona es, más o menos, igual de expansivo, sale disparado en mil direcciones, pero es claramente más coqueto. Un ejercicio revisionista de funk suavecito y baladas synth-pop cromado con la languidez y el sex-appeal de unas fuentes a las que sólo demuestra respeto: Roxy Music, Talk Talk, Stevie Wonder, Cocteau Twins, Eyeless In Gaza, Prefab Sprout o la seda de Sade son algunos de los nombres que vienen a la cabeza al escucharlo.

Esta inclinación hacia los 80s ya había sido abordada por Nite Jewel en It Goes Through Your Head y Am I Real?, pero ahora deslumbra en particular por su transparencia y puristas maneras. Sólo hay que escuchar temas como el delicioso single titular o el R&B de esa “Autograph” extraviada del calendario para darse cuenta de que estamos ante una nueva Ramona. Una nueva Ramona que ha dejado atrás las cuatro pistas de un portazo e irrumpido en el estudio con la barbilla alta y la rebequita remangada. Acompañada de nuevo por su marido Cole M. Greif-Neill (fundador de los geniales The Samps y miembro de Ariel Pink, otros flipaos del AOR), su figura destila una singular pasión. Ya no estamos ante la chica tímida que huía de las fotos, sino ante una leona pacífica vestida con lujuriosas transparencias que avanza a grandes brazadas de amplitud sónica. Como si recorriera sabanas interminables hacia nuevos territorios, Ramona alcanza mullidos recodos ( “This Story”, fenomenal arranque), se planta en paralelo de los Dirty Projectors de “Stillness Is The Move” ( “She’s Always Watching You”) y se aventura por oceánicas llanuras ( “Sister”, broche de ensueño). En sus nuevas canciones subyace algo realmente especial que las ilumina desde abajo con destellos reflectantes. Y a ella se le nota extremadamente confiada y libre en el avance.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar