One Night In The Borough One Night In The Borough

Álbumes

6th Borough Project 6th Borough ProjectOne Night In The Borough

7.6 / 10

6th Borough Project  One Night In The Borough DELUSIONS OF GRANDEUR

El verano es época de apareamiento. Los jacos salen al trote en la estepa de estrógenos y, con sus penachos rebosantes de hidromiel, solo piensan en ejecutar la caza más antigua que se conoce desde que el hombre es hombre: algunos lo llaman “mojar el churro”. Nada en contra. Es un credo muy válido, claro que sí. Un credo que encaja perfectamente con los ritmos hipersensuales de dance sampládelico de “One Night In The Borough”: el mejor disco para fornicar que he escuchado este año.

Craig Smith y Graeme Clark (a quien podéis seguir su rastro bajo su otro proyecto, The Revenge) conforman una de las asociaciones más interesantes del actual panorama house. Después de disfrutar de material desperdigado en varios 12” para Delusions of Grandeur, por fin podemos hundir la nariz en la puesta de largo del dúo, planchadita en CD y al alcance del vulgo, como unos señores. Y el subidón ha sido bastante “Scarface”. Lo suyo es lo que se podría denominar un back to basics de toma pan y moja, una reivindicación en toda regla de las apropiación del acervo negroide de los últimos 40 años para forjar música de baile con fundamento, a la vieja usanza. Sin ningún pudor, se nutren de discos de funk, soul y disco, rellenan casi todas sus partituras con cuerdas, disparan bajos eléctricos que ponen los pelos de punta y, cuando es necesario, hasta se acompañan de vocalistas como Ricky Reid, magnífico en ese tour de force de electrohouse clitoridiano que es “Back To Me”.

Las delicatessen bailables de 6th Borough Project nos dicen con sudor y excitación aquello de “si no puedo ir a Ibiza, que Ibiza venga a mí”. La repetición hipnótica de samples, los bpms contenidos, los chispazos de lisergia minimaloide y la inducción de pequeños estados de trance a golpe de disco-house son las constantes de los grandes cortes del LP, joyas como “The Fool” –lección de elegancia y profundidad en la producción– o la alucinógena y tropical “Iznae”. Tienen estilo. Les sobra.

Por si fuera poco, cuando se bañan en la ortodoxia del deep house más contemplativo les salen auténticas exquisiteces para clubbers con paladar –los siete minutos de “Burt. (The Journey)” son puro ensimismamiento–. Y lo hacen todo con la frescura de los grandes sampleadores al otro lado del charco, pero el asunto, y aquí viene lo bueno, es que no son de la bulliciosa NYC, no se han criado en Brooklyn, al lado de una tienda de vinilos. De hecho, viven en Edimburgo (donde también hay tiendas de vinilos, pero menos). Parece mentira que desde allí se las hayan apañado para firmar un tracklist tan sensual, sofisticado, veraniego y al rojo vivo. El galope funk de “If The Feeling’s Right” no deja ninguna duda: este disco te pone muy cachondo.

Óscar Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar