Old Old

Álbumes

Danny Brown Danny BrownOld

7.9 / 10

Difícil papeleta la que tenía Danny Brown con el lanzamiento de “Old”, su nueva grabación tras el estallido mediático que ha vivido estos últimos meses: no solo ha dejado de ser un artista invisible que ahora genera expectativas, situación radicalmente nueva y desconocida para él, sino que además se ha visto con la autoimpuesta necesidad de crecer y evolucionar como MC para sentir que estaba a la altura de las circunstancias. “Old” es, sobre todo, una llamada a la seriedad, como si el MC se empeñara en avisarnos de que es algo más que ese tipo con aspecto de crackhead que rapea sobre pollas, coños sucios, putas y yonkis, ese rapper chistoso y bufón que más allá del contexto lúdico y fumeta no resulta creíble o fiable. En ese sentido, Brown sigue fumando toda la marihuana que se le cruza por delante y no ha dejado de incluir bromas, juegos de palabras soeces y referencias cerdas en sus rimas, pero ha decidido que esa solo sea una posibilidad más de un discurso que ambiciona más registros y tonos.

Brown divide “Old” en dos partes muy diferenciadas: la primera, que apela a un hip hop más crudo y ortodoxo, cocinada a medias entre Oh No y Paul White –con la única injerencia leftfield de la magnífica colaboración de Purity Ring en “25 Bucks”–, es la que más ha convencido y excitado a este crítico; la segunda, de clara proyección festiva, orientada a los clubs y con una excesiva dependencia del rollito trap, no alcanza las mismas cotas de inspiración de la primera, provoca aburrimiento en su desenlace y en cierto modo parece el peaje que nos obliga a pagar el artista para no desdibujar por completo su personalidad. Es en este segundo tramo donde Brown tira de repertorio más convencional y busca seducir a los fans inmovilistas de sus primeras grabaciones, quizás para no desmarcarse por completo de su esencia o quizás para que el cambio en su fisonomía musical no sea tan brusco y pronunciado. A-Trak, Rustie y SKYWLKR son los encargados de guiar la versión más clubber de Brown, más interesante y conseguida desde un punto de vista conceptual –sus flirteos con el crossover electrónico son valientes y totalmente creíbles– que musical, donde su flow y su lírica pierden enteros en beneficio del tono festivo.

Pero la verdadera valía de “Old” reside en esa primera parte, pura intensidad lírica al servicio de un apasionante discurso sonoro y personal que se mueve entre la explosividad y la austeridad, una revisión sui generis del boom bap post-Dilla en la que Brown se encuentra especialmente cómodo para explayarse con nuevas ideas y nuevos argumentos. Estos tienen que ver con un trasfondo más serio en sus textos, que muestran preocupación e inquietud por lo que viene después de haber conseguido uno de tus propósitos: vivir de la música. “Old” es un disco que nos muestra a un rapper que tiene dudas, incertidumbres y dilemas, un rapper que en sus rimas plantea situaciones mundanas con las que es fácil sentirse identificado o adherido. Es un proceso de maduración y atrevimiento expresivo del que Brown sale airoso –victorioso, más bien–, prueba de fuego superada por un referente que no se conformaba con bordar el papel de gran cómico del rap postmoderno. Aquí hay MC para rato.

Escúchalo en Google Play

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar