Oh! Mighty Engine Oh! Mighty Engine

Álbumes

Neil Halstead Neil HalsteadOh! Mighty Engine

8 / 10

BRUSHFIRETal y como suenan los últimos discos de Mojave 3, resulta difícil entender que por el mero hecho de un mayor intimismo, este sea un álbum de Halstead en solitario y no uno más de la banda. Sí, vale, hay un trabajo menor o más sutil de producción, y apenas una guitarra y unas pocas percusiones, pero después de la hinchada aventura de “Spoon and Rafter”, Mojave 3 recularon convenientemente hasta espacios tradicionales como el que retrata este disco, que no dista ni un milímetro de “Sleeping on Roads”. La intermitente egomanía de Halstead nos ofrece ahora doce canciones que sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, están hechas con una sensibilidad que hace difícil imaginarlas interpretadas por un grupo entero. La primera persona desde la que están escritas sería menos creíble si no fuera tan inmediata y confesional. Sean historias verdaderas o no, resultan verosímiles. No es el country-pop de “Puzzles like you”, este disco está hecho con las tripas abiertas de par en par. Suaves como caricias, pero tripas al fin y al cabo, para las alegrías y las penas. Eso es algo que puede resultar incluso ingenuo, pero cuando el barbudo se ha empeñado en ser un poco menos críptico que de costumbre, no importa la instrumentación que lleve detrás, la oscuridad de la economía de medios da paso a la luz que entra en sus composiciones, y de pronto todo funciona de una manera distinta. Los giros melódicos a los que nos tiene acostumbrado Halstead, no son tan pegajosos como de costumbre. Es más bien un disco para beberse con tranquilidad para que termine entrando y ocupando un lugar especial en su discografía, o dicho de otra manera, el encanto ha cedido terreno a la sensibilidad inmediata.

Jorge Obón

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar