Numbers Numbers

Álbumes

MellowHype MellowHypeNumbers

6 / 10

El hype se diluye pero aparentemente los miembros de Odd Future tienen pocos motivos para preocuparse; giras continuas, un sello con distribución multinacional (Sony) y una fructífera línea de merchandising son pruebas concluyentes de que el colectivo está más que bien asentado en eñ conglomerado musical de nuestros días. Si 2010 fue el año de la explosión y 2011 el de la coronación, 2012 ha sido el inicio de la búsqueda de nuevos horizontes. Se intuyó ligeramente con “OF Tape Vol.2”, se vislumbró abiertamente con lanzamientos como el “No Idols” de Domo Genesis y The Alchemist y se corroboraría definitivamente si se confirmara que Captain Murphy es, como muchos indicios apuntan, la unión de Tyler, Earl y Flying Lotus. En paralelo, Frank Ocean dio un superlativo paso al frente con “Channel Orange”, pero a fin de cuentas él siempre fue una suerte de rara avis en el colectivo. Este “Numbers” de MellowHype es, pues, el primer disco surgido estrictamente del engranaje de Odd Future desde su conversión a actores principales del rap alternativo.

Desde las primeras transmisiones del colectivo, el dúo que forman Hodgy Beats y Left Brain siempre fue una de las propuestas con más capacidad de seducción más allá de los devotos de OF. Esto se debía, en gran parte, a la versatilidad y talento de Left Brain, un beatmaker que, a pesar de partir de la misma estética siniestra que sus coetáneos, siempre ha hecho gala de una generosa inventiva para la incorporación de matices estilísticos. En “Numbers” esta búsqueda de nuevas sonoridades se acentúa hasta el punto de convertirse en el principal atractivo del disco. De los influjos tropicales de “La Bonita” a la influencia trap de “Leflair” pasando por la densidad psicótica de “Grill” o la flotabilidad cósmica de “Break”, queda claro que, sin proponer ningún cambio radical, Left Brain ha querido dado un (o dos, o tres) paso adelante. Quizá demasiados. Y es que aunque esta apertura de miras es de lo más loable, la sensación final es que se abren tantas vías que el destino acaba por difuminarse, con la consiguiente merma no solo de la coherencia del disco sino incluso de la propia idiosincrasia del proyecto. Aún así, los mejores momentos del álbum, “65”, “Beat”, “Snare”, “GNC”, están siempre condicionados a lo inspirados que se muestren los beats.

Esto deja en mal lugar a Hodgy Beats, quién parece estancado en enfoque temático, que a estas alturas empieza a resultar cansino o, peor aún, aburrido. Su flow adormilado siempre ha despertado opiniones encontrados, pero el verdadero problema surge con una letras que continúan gravitando alrededor de las mismas referencias a los porros, el sexo y el humor cáustico despachada con la misma actitud de “tipos enrollados que sacan malas notas” de las que hacían gala los raperos del colectivo cuando saltaron a la palestra. Pero si entonces este discurso parecía entroncar con su condición de niños cabreados ahora que deberían dejar de serlo se revela como un discurso que, por reincidencia, se vuelve totalmente inocuo. Al igual que los versos de Earl y Mike G aportan algo de aire fresco sin resultar esplendorosos, la aportación de Frank Ocean en “Astro” (el mejor estribillo del disco a muchas leguas de los demás) pone aún más de manifiesto la dramática falta de inspiración melódica del resto del trabajo.

Si al principio decíamos que el colectivo angelino no debía preocuparse por su status y que había pruebas de cierta renovación en su discurso, este disco pone de manifiesto que Left Brain y, sobre todo, Hodgy Beats, deberían revisar sus inquietudes. Cada vez es más evidente que se inicia un periodo espinoso para los distintos proyectos del grupo. Ha llegado el momento de confirmar que son una entidad artística sólida cuya huella vaya más allá de complacer a sus hordas de seguidores acérrimos, en su mayoría muy jóvenes y por lo tanto más preocupados por el sentimiento de pertenencia a los códigos de rebelión que promulgan que a su aportación estrictamente musical. Mientras algunos ya se han puesto manos a la obra, por el momento el caso de MellowHype arroja más sombras que luces.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar