Nukkuu Nukkuu

Álbumes

Lau Nau Lau NauNukkuu

8.6 / 10

LOCUST / FONAL “Nukkuu” quiere decir “siestas” en el idioma natural de Laura Naukkarinen. Y no es un título casual. Estas recién estrenadas nueve canciones de la finlandesa actúan como un tranquilizante de efecto lento y narcótico, que no adormece, sino que encierra al oyente en un espacio propio y aislado, aún por explicar. Es un disco que habla de la intimidad. Y lo hace con formas y recovecos parecidos a los de “Kuutarha” (Locust – Fonal, 05), un primer trabajo que ya dejaba caer distintas notas y ruidos allá donde quisieran, como en un accidente de música delicada y poesía. “Nukkuu” respira el mismo sonido, pero está hecho de un cambio implícito, que late por debajo de las canciones. Se alimenta de la complicidad. En el tiempo que separa a estos dos discos Laura ha tenido un hijo y se ha mudado con su familia a una casa de campo en Kemiö, una isla al sur de Finlandia. Poniendo distancia a un pasado lleno de una incansable actividad dentro y fuera de los márgenes de la música –otros grupos, revistas de arte, talleres de música para niños, sellos, bandas sonoras improvisadas para clásicos del cine avant-garde o proyectos de fotografía, además de un sin fin de conciertos (uno de los directos de su gira norteamericana de 2005 fue incluido en la lista “60 concerts that shook the World” de The Wire)-, la rutina de casa y la inmensidad de una naturaleza remota e improbable en cualquier otro lugar del mundo le han brindado las pistas hacia un disco prendado de ternura y descanso. La voz de Laura suena como enredada en una canción de cuna. Apenas hay algo extraño, deforme. “Lue kartalta” comienza con arañazos de alambre y metales difíciles de reconocer y “Vuoren laelle” se apaga con un piano y una melodía tarareada. Todo lo que queda entre estos dos instantes –la belleza casi oriental de “Painovoimaa, valoa”, el eco distorsionado de “Lähtölaulu” o los motores que roncan por debajo de “Jouhet”- forma parte de una música abstracta y cautivadora que probablemente necesitará tiempo y nuevas lecturas para medir todo su calado.

Miguel Román

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar