Nuevo Ritmo Nuevo Ritmo

Álbumes

Joe Crepúsculo Joe CrepúsculoNuevo Ritmo

7.3 / 10

Joe Crepúsculo  Nuevo Ritmo

CANADA

Absténgase gafapastas que reniegan de la canción ligera postmoderna y todos aquellos detractores del antiguo trovador techno barcelonés. Si ya con “Chill Out” (Discoteca Océano, 2009) los haters afilaron los cuchillos echándole en cara a Joe Crepúsculo que se había abrazado a los ritmos latinos enterrando el casiotone y la chatarrería, cuando oigan este “Nuevo Ritmo” que nos ocupa, literalmente se les cerrará la boca del estómago. La primera referencia discográfica de Canada –sí, la productora videoclipera que más lo petó el pasado año– no deja de ser algo tramposa. No nos encontramos ante un nuevo álbum propiamente dicho –sólo se incluyen cuatro temas inéditos–, sino ante una reinterpretación libre de aquel primer cancionero con el que Joël Iriarte irrumpió en Producciones Doradas y le llevó a recibir la pleitesía de aquellos medios que ahora le observan con recelo al no cumplir a rajatabla el protocolo de comportamiento de los escogidos a ser el futuro del pop patrio.

Desde sus inicios, el Crepus ha renegado de lo indie –si es que esta etiqueta tiene algún valor en nuestros días–. Sonadas son ya sus declaraciones afirmando que se la suda Joy Division y que en la intimidad prefiere oír a Julio Iglesias o Rocío Dúrcal. Si hubiera sido otro, la pose hubiera prevalecido. Pero lo interesante del asunto es que el barcelonés hace lo que quiere porque le sale de la peineta. Buena muestra de ello es “Nuevo Ritmo”, un álbum producido por su fiel escudero en los directos, Sergio Pérez de Thelemáticos, que debe tomarse como un homenaje al folklore latinoamericano –vean un reciente reportaje sobre la trágica vida que hay detrás del icono thrash Wendy Sulca, el mayor referente de “Tus Cosas Buenas”–, esas verbenas en las que, cuando suenan los primeros acordes de “Paquito El Chocolatero”, se monta la gorda – “El Fuego De La Noche” o “Atardecer”–, la ranchera sentida – “Gabriela”– o incluso Phil Spector – “Los Viejos”–. Ecléctico en su forma –se puede pasar del spaguetti western de “La Canción De Tu Vida” a la bossa de “El Día De Las Medusas” en pocos minutos–, Iriarte juega con una paleta extensible en la que “Escuela De Zebras” y “Supercrepus” disfrutan de una segunda vida de mayor calado para esos oídos que le achacaban una precariedad sonora. Si antes de este lanzamiento se les resistía el Crepus, lo mejor es que no se acerquen a “Nuevo Ritmo”. Aunque no hay excusa que valga para disfrutar del diseño de Montxo Algora, ilustrador que, gracias a sus portadas para Aviador Dro o La Mode, pasó a ser un referente estético del pop nacional.

Sergio del Amo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar