Non Stop Non Stop

Álbumes

Tiga TigaNon Stop

7.3 / 10

Ahí tenéis a Tiga correteando desnudo por esa fina línea que separa el pop, el house, el electro y la electrónica ligeramente gayer. Ahí tenéis a Tiga, con una hoja de platanero tapándole las vergüenzas, soltando mezclas imposibles de acid, synth madness y voces de mariposilla. En ese terreno, el del clubbing ambiguo, el de la electrónica con pedigrí llevada a un público heterogéneo, tanto en menesteres de gusto musical como de cama, el de Montreal se maneja como santísimo Dios. Y cuidado, por mucho que su imperio se expanda –su sello Turbo está que arde, como el tanga de Rihanna– y siga más activo que un lémur pasado de Katovits, el mix que tenéis entre manos no responde a una hiperactividad desaforada. De hecho, es el primero que se saca de la chistera rosa desde el 2005.

No nos tendría que resultar extraño que no le hayamos echado de menos en formato CD-mix. Tiga se ha prodigado por todo el mundo, llevando sus increíbles habilidades en los platos a todas partes, hasta el after party de Convergència i Unió si le hubieran contratado. No hace mucho le pudimos ver en Barcelona y comprobamos la intuición asombrosa del canadiense culé para meterse en el bolsillo al dancefloor y no volver a sacarlo de ahí hasta el cierre del local. Tiga puede despertar reticencias entre los DJs más puristas, lo entiendo; a los amantes del braindance les puede parecer un pinchadiscos de bodas y bautizos, ok, pero diablos, a veces uno percibe la amargura de la envidia en según qué críticas. Porque Tiga pincha muy bien, mucho, sabe convertir tracks aparentemente inconexos en un discurso coherente. Convierte la música electrónica en “pop”, es decir en un producto popular con el que pueden disfrutar tanto los nerds del 4x4 como las audiencias legas en materia de música de baile.

Y eso es precisamente lo que el tipo consigue en este set sin mácula: hacer uso de su eclecticismo y sapiencia electrónica, y convertir el aparente caos del tracklist en una masa sonora disfrutable, perfectamente tejida a pesar de su carácter eminentemente pachanguero. Empieza fortísimo, demostrando que juega en las grandes ligas. La concatenación de Kindness, 4E, AFX y MKRNI –joder cuánta sigla–, Tiga y Audion dice mucho de lo puta que es nuestro hombrecillo. Sintetizadores, arrebatos acid, voces gáyeres. En el primer tramo, el mix corre relativamente suave, apostando por la melodía sin renunciar, eso nunca, al pulso house y electro. A mitad de la sesión, cuando ha echado mano de Auntie Flo, Terence Fixmer y Marco “Apolíneo” Carola entre otros, ya estamos en sus redes. Es entonces cuando hinca los callos en el botón de cañita y se dedica a apostar por bombos poderosos en modo bounce, más bpms y samples de voz repetitivos hasta el éxtasis; pura casta pistera con toques technoides, graves profundos, algún arrebato EBM y apariciones, ni más ni menos, que de Actress –remezclando a Panda Bear–, Jacques Greene o K. Alexi en la selección. Y todo para terminar con un clásico raver de la prehistoria 90s: ese “Total Confussion” de A Homeboy, A Hippie & A Funki Dredd que pone las cerdas de los tocinos de punta. Esto es un DJ, joder.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar