Noctourniquet Noctourniquet

Álbumes

The Mars Volta The Mars VoltaNoctourniquet

6.8 / 10

Llegó un momento en que el sonido de The Mars Volta dejó de ser una sorpresa para convertirse en un problema. También en un quebradero de cabeza, tanto para la banda como para sus seguidores. “Amputechture” y “The Beldam In Goliath” pusieron en duda la viabilidad de un discurso que había estirado demasiado la cuerda de la experimentación alocada, del carpe diem progresivo, y obligaron al propio grupo a replantearse ciertos aspectos de su dinámica y funcionamiento. El resultado de todo ello derivó en “Octahedron”, su anterior álbum, el primero en que cedían protagonismo explícito a los sintetizadores y trataba de airear su propuesta con más proyección melódica y una visión menos intrincada de su música. Punto de inflexión y fuerte influencia en este “Noctourniquet” que, en cierto modo, hace las veces de continuación mejorada y actualizada de su predecesor.

Que la media de duración de las canciones se sitúe en los cuatro minutos ya nos indica en qué territorio se mueve el disco, que huye de los mazacotes y los desarrollos demasiado enrevesados y concentra sus esfuerzos en encontrar salidas y atajos melódicos que faciliten la exposición y digestión de su música. “Imago” o “Vedamaldy” son composiciones nítidas y asequibles, casi se diría que convencionales dentro del contexto en que nos movemos, y ejecutan bien su función de soplos de aire fresco dispuestos a cambiarle la cara al grupo. A este proceso de chapa y pintura ayuda notablemente la adopción del sintetizador y de diversos resortes electrónicos como herramientas indispensables de su metabolismo expresivo, que facilitan esta transición hacia posiciones más ortodoxas y alimentan de nuevas ideas al proyecto.

Incluso los arrebatos de furia, “Aegis” o “Dyslexicon”, que casi nos recuerdan más a At The Drive-In que a los mismos The Mars Volta, no pierden la cabeza ni se dejan llevar por aspiraciones megalómanas marca de la casa, sino que están más focalizados en transmitir energía, contundencia e intensidad sin tener que recurrir a trucos ya muy vistos de grupo de rock progresivo del montón. Todo suena más natural e inmediato, y se agradece. Y aunque es inevitable toparse con algunos momentos de empanada sonora, sobre todo “In Absentia”, esa postura cargante, laberíntica y plomiza que lastraba las posibilidades de una banda con espléndidas ideas ya ocupa un segundo plano, sin mucho margen de maniobra a incidencia en el resultado final. No me parece su mejor disco, ni mucho menos, y todavía hay muchos aspectos discutibles en la propuesta de The Mars Volta –esas letras siguen siendo un horror; la querencia por los peores tics del prog-rock setentero; la excentricidad mal entendida–, pero “Noctourniquet” tiene algo que no tenía “Amputechture” y una parte de “Octahedron”: se deja escuchar y permite disfrutar.

The Malkin Jewel

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar