Nocticula Nocticula

Álbumes

Dunes DunesNocticula

7.2 / 10

El 1 de enero de 2010, en el mítico club The Smell, se ponía punto y final a la banda de Los Ángeles Mika Miko, que se dedicó a trepanar cerebros con su punk destartalado y machacón durante buena parte de la pasada década. Su intención era retomar sus estudios y empezar otros proyectos que les estimulasen más. Si las hermanas Jessie y Jennifer Calvin formaron Bleached, donde buscaron la vertiente más soleada del género, Kate Hall, la batería, creó junto Stephanie Chan y Mark Greshowak Dunes, un trío en el que exploran distintos géneros alejados del punk. Pocos meses después de la disolución de Mika Miko ya habían puesto en el mercado “Old Souls”, un siete pulgadas para Art Fag, y “Dunes”, un EP para Mexican Summer. Tras lanzar hace unos meses el sencillo de adelanto “Tied Together”, respaldado por una versión de la mítica “Goodbye Horses” de Q Lazzarus, ahora recalan en Post Present Medium, sello de Dean Spunt ( No Age), otro terrorista sonoro angelino y amigo de Hall, para publicar “Nocticula”, su álbum de debut.

Aquí hay armonías vocales que recaen en las dos chicas del grupo (Greshowak se centra en la guitarra y el bajo) y, quizá por ello, algunos puedan pensar que estamos ante un girl-group más. La descripción dada hasta ahora podría encajar estilísticamente con Vivian Girls y geográficamente con Dum Dum Girls. En realidad, casi nada tienen que ver con las primeras, y con Dee Dee Penny, como mucho se las puede unir por cierta fijación hacia el fuzz-pop y Chrissie Hynde de The Pretenders. Por ello, si las tenemos que comparar con alguien, el primer nombre que viene a la cabeza es Warpaint, también californianas. Comparten con ellas en piezas como “Vertical Walk” la pasión por ese indie-rock que se hacía en los 90s de ligera factura oscura y un ritmo de batería y coros muy similares. Lo mismo ocurre con esa “Shadow”, cuya mejor virtud es el percusión de Kate Hall, que nos lleva al galope. Por su parte, las guitarras, donde mejor suenan, es en “Lonely Palm”, con punteos muy Johnny Marr y una voz que evoca a Siouxsie. También hay referencias al dream-pop en algunos momentos como “Living Comfortably”.

En lo que se refiere a términos de producción, como comentábamos un poco más arriba, nada tienen que ver con el punk chatarrero de Mika Miko y se han alejado casi por completo de la factura lo-fi que asomaba en algunos de los cortes de su EP de debut homónimo. De hecho, en “Old Souls” ya exhibieron un sonido muy parecido al que se puede escuchar en “Nocticula”. La única concesión hacia el (post)punk aquí es el aletargado cierre, “Tied Together”, con unas cuidadísimas dosis de disonancia, que se acerca a territorio Women. En definitiva, una acertada reinvención que no cae más de lo deseado en lugares comunes, algo difícil de decir de muchos grupos que asoman la cabeza hoy día.

Vertical Walk

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar