Nine Types of Light Nine Types of Light

Álbumes

TV on the Radio TV on the RadioNine Types of Light

7.3 / 10

TV On The Radio  Nine Types of Light INTERSCOPE

La actual avalancha de novedades discográficas no debería hacer mella en discos como “Nine Types Of Light”, pero en un mes tan plagado de lanzamientos calientes como este, la sed por el nuevo trabajo de TV On The Radio se sacia con reservas. En líneas generales, el nuevo trabajo de Dave Sitek y cía. no decepciona, pero su impacto es menor de lo esperado si tenemos en cuenta lo mal acostumbrados que nos tenían al venir entregando últimamente sólo obras maestras. “Nine Types Of Light” no lo es, aunque está tan vivo por dentro como el poliédrico “Return To Cookie Mountain” (2006) y como el depurado “Dear Science” (2008), y vuelve a fotografiarles como banda dispuesta a moverse hacia delante y a entregar discos diferentes constantemente. El problema aquí parece estar en que los cirujanos rock más cotizados de Brooklyn se han pasado un poco con los injertos, entregándose en exceso a esa realidad virtual en la que quieren que viva su música y que imaginan en el vídeo de la húmeda balada “Will Do”. Hace dos años y medio, César Estabiel decía en estas páginas a raíz de “Dear Science” que TV On The Radio por fin habían “abandonado esa obsesión por catalizar un sonido denso y enmarañado para así descubrir que las canciones chulas se escriben con tres cositas”. Esa es la clave de la que parecen haberse olvidado para este cuarto largo oficial en el que, por momentos, atiborran a las canciones sin dejarlas respirar ( “No Future Shock”).

La culpa se puede achacar a muchos factores. Exagerando y poniéndonos polillas, el primero sería uno político con alcance de estado que explicaría a los siempre teóricos TV On The Radio como una banda que se desvivió por transmitir todo tipo de ideas con su art-rock durante la era Bush y que, entrada la era Obama, se hubiera relajado, mostrándose ahora menos combativa y exigente consigo misma. En dicho supuesto, “Dear Science” encajaría como el orgasmo definitivo, editado justo un mes antes de que el hawaiano tomara el relevo presidencial de un país en llamas. Otro factor de índole más logística nos hablaría del contexto diferente en que esta vez han grabado el álbum, lejos de su querida Nueva York y aislados en la casa-estudio que Sitek tiene en Los Ángeles. Y un tercero, al que podríamos llamar social, dejaría claro cómo los proyectos paralelos en los que se han desdoblado durante 2009 y 2010 han oxigenado por separado a los miembros del grupo (Kyp Malone en Rain Machine, Sitek en Maximum Balloon y el resto, sobre todo Tunde Abedimpe, colaborando sin parar con otras bandas), despistándoles quizá de esa lección de estilo que comentábamos arriba y que parecían tener aprendida.

Esas tres causas arrojarían pistas esclarecedoras sobre un trabajo en el que se ha rebajado la cota de furia para disparar ahora flechas menos afiladas que las de “Return To Cookie Mountain” a un ritmazo menor que el de “Dear Science”. En el seno del equipo, cada vez menos interracial y más sofisticado, y aquejado actualmente por la noticia del cáncer de pulmón que le acaban de diagnosticar al bajista Gerard Smith, siguen desarrollándose dinámicas siempre nuevas que, por lo general, parecen querer retomar el tono sosegado de grandes temas del grupo como fueron “Family Tree” y “Love Dog”. Lo consiguen en “Killer Crane”, por ejemplo, fabulosa con su delicada mandolina y su dilatado desarrollo. Por otro lado, temas hipermodernos como “Second Song” o la magnífica “Repetition” les muestran decididos a mantenerse igual de interesantes que siempre: tan anfibios como Prince, tan curiosos como Radiohead (una banda afín en más de un sentido) y tan seguros de sí mismos como Arcade Fire. En cualquier caso, puede que el concepto de alienación que tan bien manejaban hasta ahora esté empezando a pasarle factura porque el balance final arroja un dividendo de, más o menos, cinco temas resistentes y otros cinco que se tambalean en un repertorio ciertamente antiadherente.

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar