Nina Kraviz Nina Kraviz

Álbumes

Nina Kraviz Nina KravizNina Kraviz

7.7 / 10

¡Ahhhhh, Rusia! Abrigos de piel hasta los tobillos. Teces enrojecidas por los destilados. Peleas clandestinas de osos pardos. Espías con cápsulas de cianuro incrustadas en las muelas. Gulags siniestros. Cuando comienzas a creer en la veracidad de los tópicos, ¡pam!, la naturaleza se encarga de quebrar la norma y devolverte el recelo hacia los lugares comunes. Me resulta imposible recordar alguna productora techno llegada de Rusia que haya alcanzado el nivelazo de coolness y tenga la pegada internacional de Nina Kraviz. Ni osos, ni espías, ni gulags, ni nada. Glamour a espuertas. Finura. Elegancia. Saber estar. Esta siberiana de curvas magnéticas no es para tomársela a broma.

No sólo se ha convertido en un DJ codiciadísima –se ha hecho con las noches Propaganda de Moscú, sin ir más lejos–, sino que en los últimos tres años la Kraviz ha enseñado la patita en sellos como Bpitch Control, Underground Quality o Naif, y no ha dejado indiferentes a los sabios (a los pajilleros hace tiempo que los conquistó). No extraña, pues, que Matt Edwards, alias Radio Slave, y James Masters decidieran exportar el talento de la moza más allá del frío estepario, a través de su reputadísimo sello Rekids. Después de un triunfal rastro de maxis, Kraviz ataca con todo su arsenal en un LP de debut que le inyecta al tech-house de toda la vida generosas dosis de sensualidad y delicadeza. Con personalidad y sello intransferible. Con feminidad casi felina. La chica está preparada para reclamar su porción del pastel electrónico y Clublandia la adora.

Look y sonido van en perfecta sintonía. La imagen de muñeca introvertida que rezuma sexualidad queda perfectamente plasmada en un libro de estilo muy particular: técnica y frialdad, por una parte, se combinan con una lubricidad esponjosa, la que surge de los inserts vocales de la propia artista –más que cantar, te mete la lengua en la oreja– y los graves acolchados, clitoridianos incluso, que bombean en los auriculares. Es un house ralentizado, definido por la paleta sonora de la Roland 808, con ecos constantes del Viejo Testamento deep de Chicago –vía la Inglaterra de Herbert–, el minimalismo berlinés y la profundidad del techno de Detroit. La DJ, productora y cantante rusa sabe manejarse en el estudio. Con un muestrario de sonidos limitado y altamente reconocible por los consumidores de electrónica, su primer LP apunta a la pista de baile, pero no se olvida del arte de escuchar e incluso fantasear. Es ahí donde gana, en la evocación sensual, en la trasmisión de sensaciones, en el afán por llevar a terrenos emocionales las pulsiones bailables más simples e intuitivas.

Cuando se apoya en el deep house de la vieja escuela, los bordados son hipnóticos. Lo hace a la perfección en “Love Or Go” –voz afectada, efectos lejanos, caja de ritmos vintage– o en la excitante “Taxi Talk”. Son tracks bien ejecutados, producidos con precisión y mimo a partes iguales. Basta con acudir el hit del álbum para comprobarlo. “Ghetto Kraviz” es su apuesta más canalla, sin duda, pero incluso en esa frecuencia nocturna sabe enchufar uno sintetizadores ensoñadores y unos versos desganados absolutamente deliciosos. Hay en “Nina Kraviz” reflejos cegadores de techno dub, como “Working” –un iceberg de graves ondulantes y claps con reverb–, y experimentos en las fronteras de distintos géneros, como “Petr”: del techno glacial al bass, y del bass al pop hipnagógico como quien no quiere la cosa. ¿Mal día? ¿Novia aficionada a ponerte cuernos? Tranquilo, también hay momentos para pegar el moflete a la ventana y ver caer la lluvia. El oleaje ambient y los susurros de “Fire”, y el burbujeo IDM a lo Seefeel de “4 Ben” se encargarán de hundirte todavía más en la miseria. Gran disco.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Out Of Beirut's Closet by Laura Boushnak

Historias

El desafío de ser gay en el mundo árabe

La cámara de Laura Boushnak nos acerca a la vida más o menos subterránea de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales en Beirut

leer más
Oddly Head

Historias

Y ahora qué, ¿vas a seguir sonriendo?

No estamos acostumbrados a que los iconos nos hablen de tú a tú, de nuestra propia vida, a que nos incomoden

leer más
Camgirls

Noticias

La artista voyeur que espiaba a las ‘camgirls’

Hablamos con Lindsay Dye sobre su serie Camgirls.

leer más
Vídeo Japón

Historias

Una semana en la miserable vida de un ejecutivo en Tokio

Trabajar. Comer. Dormir. Repetir.

leer más

Videos

Una semana en la miserable vida de un ejecutivo en Tokyo

más
erwiana

Actualidad

El cuento de la cenicienta y la madrastra sucedió en Hong Kong

En el reino de Hong Kong hay más de 320.000 empleadas domésticas: Erwiana pensó que alguna de esas pudientes familias estaría interesada en ella.

leer más
Laura Vazquez

Actualidad

"Nuestro mundo necesita más rabia"

Esta performer, videoartista, bloguera y poeta tiene 28 años, y acaba de ganar el Prix de la Vocation con su libro 'La Main de la main'.

leer más
Studio 54

Actualidad

Sexo, drogas, música disco y resaca mortal: así fue la fiesta más grande de América

El sida y la moral de la América reaganiana fueron la resaca de aquellos 33 meses de fiesta en Manhattan

leer más

cerrar
cerrar