Nina Kraviz Nina Kraviz

Álbumes

Nina Kraviz Nina KravizNina Kraviz

7.7 / 10

¡Ahhhhh, Rusia! Abrigos de piel hasta los tobillos. Teces enrojecidas por los destilados. Peleas clandestinas de osos pardos. Espías con cápsulas de cianuro incrustadas en las muelas. Gulags siniestros. Cuando comienzas a creer en la veracidad de los tópicos, ¡pam!, la naturaleza se encarga de quebrar la norma y devolverte el recelo hacia los lugares comunes. Me resulta imposible recordar alguna productora techno llegada de Rusia que haya alcanzado el nivelazo de coolness y tenga la pegada internacional de Nina Kraviz. Ni osos, ni espías, ni gulags, ni nada. Glamour a espuertas. Finura. Elegancia. Saber estar. Esta siberiana de curvas magnéticas no es para tomársela a broma.

No sólo se ha convertido en un DJ codiciadísima –se ha hecho con las noches Propaganda de Moscú, sin ir más lejos–, sino que en los últimos tres años la Kraviz ha enseñado la patita en sellos como Bpitch Control, Underground Quality o Naif, y no ha dejado indiferentes a los sabios (a los pajilleros hace tiempo que los conquistó). No extraña, pues, que Matt Edwards, alias Radio Slave, y James Masters decidieran exportar el talento de la moza más allá del frío estepario, a través de su reputadísimo sello Rekids. Después de un triunfal rastro de maxis, Kraviz ataca con todo su arsenal en un LP de debut que le inyecta al tech-house de toda la vida generosas dosis de sensualidad y delicadeza. Con personalidad y sello intransferible. Con feminidad casi felina. La chica está preparada para reclamar su porción del pastel electrónico y Clublandia la adora.

Look y sonido van en perfecta sintonía. La imagen de muñeca introvertida que rezuma sexualidad queda perfectamente plasmada en un libro de estilo muy particular: técnica y frialdad, por una parte, se combinan con una lubricidad esponjosa, la que surge de los inserts vocales de la propia artista –más que cantar, te mete la lengua en la oreja– y los graves acolchados, clitoridianos incluso, que bombean en los auriculares. Es un house ralentizado, definido por la paleta sonora de la Roland 808, con ecos constantes del Viejo Testamento deep de Chicago –vía la Inglaterra de Herbert–, el minimalismo berlinés y la profundidad del techno de Detroit. La DJ, productora y cantante rusa sabe manejarse en el estudio. Con un muestrario de sonidos limitado y altamente reconocible por los consumidores de electrónica, su primer LP apunta a la pista de baile, pero no se olvida del arte de escuchar e incluso fantasear. Es ahí donde gana, en la evocación sensual, en la trasmisión de sensaciones, en el afán por llevar a terrenos emocionales las pulsiones bailables más simples e intuitivas.

Cuando se apoya en el deep house de la vieja escuela, los bordados son hipnóticos. Lo hace a la perfección en “Love Or Go” –voz afectada, efectos lejanos, caja de ritmos vintage– o en la excitante “Taxi Talk”. Son tracks bien ejecutados, producidos con precisión y mimo a partes iguales. Basta con acudir el hit del álbum para comprobarlo. “Ghetto Kraviz” es su apuesta más canalla, sin duda, pero incluso en esa frecuencia nocturna sabe enchufar uno sintetizadores ensoñadores y unos versos desganados absolutamente deliciosos. Hay en “Nina Kraviz” reflejos cegadores de techno dub, como “Working” –un iceberg de graves ondulantes y claps con reverb–, y experimentos en las fronteras de distintos géneros, como “Petr”: del techno glacial al bass, y del bass al pop hipnagógico como quien no quiere la cosa. ¿Mal día? ¿Novia aficionada a ponerte cuernos? Tranquilo, también hay momentos para pegar el moflete a la ventana y ver caer la lluvia. El oleaje ambient y los susurros de “Fire”, y el burbujeo IDM a lo Seefeel de “4 Ben” se encargarán de hundirte todavía más en la miseria. Gran disco.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Snapshots of Dangerous Women

Actualidad

La transgresión cotidiana: elogio fotográfico de la mujer inconformista

Mujeres peligrosas por la simple razón de ser atrevidas.

leer más
cocaína

Ficciones

Soy adicta a la peor droga del mundo

Creo que estoy perdiendo el control.

leer más
olas

Historias

La olas quieren decirnos algo, y este fotógrafo lo sabe

Ray Collins empezó fotografiando a sus amigos surferos, pero en seguida comprendió quiénes eran las protagonistas. 

leer más
top hormigas

Actualidad

¿Ves esta hormiga? Ella también te ve a ti

Después de crear canguros, pingüinos y mariposas robot, la compañía Festo lanza las hormigas biónicas

leer más
Stilyagi

Actualidad

Hipsters soviéticos y gatos voladores: un viaje a la contracultura rusa

"Ha que convencer a la mayoría silenciosa de alzar su voz contra el regreso del totalitarismo"

leer más
Nueva York

Actualidad

La cara más violenta de Nueva York en 10 fotos históricas

Cada esquina de Nueva York huele a sangre fresca, esta ciudad lleva el crimen en su ADN.

leer más
topfb

Historias

El día que Facebook me reveló la noticia más dolorosa de mi vida

No tenía cobertura. Necesitaba Wi-Fi. Pero hubiese preferido no conectarme.

leer más
top hearst 2

Historias

De millonaria a terrorista: la rehén que se enamoró de sus secuestradores

La biografía de Patty Hearst tratará de desvelar por qué se unió a sus secuestradores, pero ella no la leerá.

leer más

cerrar
cerrar