Night Slugs Allstars Vol. 1 Night Slugs Allstars Vol. 1

Álbumes

Varios VariosNight Slugs Allstars Vol. 1

9 / 10

Varios Night Slugs Allstars Vol. 1 NIGHT SLUGS

Todo comenzó hace dos años, en unas fiestas agrestes, alérgicas a las fórmulas y en las que, en lugar de dubstep o house a secas, se recuperaba de una manera sui generis la vieja moda de las warehouse raves: se convocaba a la gente de manera un poco críptica, se reunían en un lugar olvidado y oscuro –lejos del establishment del clubbing londinense– y ahí sucedía cualquier cosa. Retumbaban las bocinas y el público vestía de color; pinchaban DJs desconocidos y la música era un engrudo disfrutable de drum’n’bass, dubstep, hardcore, garage y rap. Era entonces cuando los dos fundadores de Night Slugs, la fiesta – Bok Bok y L-Vis 1900– hacían circular también las primeras mixtapes y temas por la red hasta que todo fue ocupando su orden natural: Night Slugs pasó de ser una velada pequeña y desconocida con visos clandestinos hasta llegar a ser una de las noches de moda en Londres, a la vez que el perfil como productores de Bok Bok y L-Vis 1990 iba creciendo por obra y arte del hype, los blogs y el boca-oreja. Encontrado el nicho, sólo quedaba una opción: explotarlo con más fiestas, algún desplazamiento al extranjero para pinchar y, claro, fundar un sello.

Desde enero hasta hoy, Night Slugs ha planchado un total de nueve vinilos en la serie normal y seis en la línea limitada (la que tiene rasgos de white label y la información estampada en la galleta). Tenerlos todos no sólo es síntoma de haber estado atento al desarrollo de la escena post-dubstep, sino también de agilidad en la compra: muchos de estos 12”s, a menos de un año de su publicación todos y cada uno de ellos, están agotados y empiezan a cotizar alto en el mercado de segunda mano. Para mí, junto con el entramado Numbers de Glasgow, ha sido lo mejor de un 2010 al que le ha sobrado calidad, pero no siempre ha sido capaz de sorprender, y eso es lo primero que cabe apreciar de Night Slugs: cómo la mayoría de códigos sonoros que hemos ido asimilando con el paso de los meses (y muchas veces con el paso de las décadas) recortan una silueta nueva en manos de fichajes como Mosca, Lil Silva o Girl Unit. “Night Slugs Allstars Vol. 1” no es exactamente un greatest hits del sello, sino más certeramente un greatest hits de las fiestas: el CD –es la primera referencia de Night Slugs en este formato, por cierto; en 2011 vendrán los álbumes de Egyptrixx y L-Vis 1990– reúne algunos temas celebrados por los fans pero también mucho material que sólo circulaba en dubplate o CD-r y que ha sido recuperado para darle una dimensión más rica a la recopilación. Y aunque parte de ese material “nuevo” se ha recuperado en vinilo para la serie limitada de Night Slugs (por ejemplo, “Broken Embrace” de Optimum, que suena a un viejo clásico de techno galáctico de Detroit, o el alucinante híbrido de garage y deep house con voces de helio de Jacques Greene en “(Baby I Don’t Know) What You Want”), su verdadera naturaleza pertenece más al mix, a la fiesta, que al plástico. Es correcto que figuren aquí: forman parte de la historia y merecen entrar en el documento.

“Night Slugs Vol. 1” es precisamente eso: un documento de un momento único y en un desarrollo en ascenso. Muchas veces las recopilaciones tienen intenciones puramente comerciales y se quedan en simple ruido ambiental, olvidables a los pocos días de su publicación. Suelen ser movimientos oportunistas que no nos legan ni contexto ni diversión. Ésta no. Poner “Vol. 1” al final del nombre del sello tiene sentido porque la historia de Night Slugs no está cerrada, sino todo lo contrario: no hay muchos sellos con tanto futuro por delante como el de Bok Bok y L-Vis 1990; tienen un 2011 en el que pueden reajustar de una manera excitante las reglas de la música de baile en Londres, que es como decir en el mundo entero. Los trece cortes de este CD revelan muchos procesos de deformación y transformación en el dubstep, el house y el funky que sólo pueden ir a más. ¿Alguien ha dicho wonky? Ellos también dicen UK Garage (en proceso mutante), R&B y grime: sólo hay que escuchar maravillas como “Wut” (Girl Unit), donde las voces recuperar el oro de los viejos días del 2step, o “Bust Broke” ( Kingdom), alianza de sonidos entre el urban americando y el rave inglés, o “Liberation Front” (Egyptrixx), reformulación de la IDM hipercompleja por la vía del grime.

Son sólo un puñado de ejemplos entre trece. No quiero olvidarme del grime-house tribal de Bok Bok & Cubic Zirconia en “Reclash (Dub)”, ni del deep house neumático de Velour (la colaboración entre Hyetal y Julio Bashmore) en “Body Slammer”, ni del hardcore-rave apoteósico, envuelto en cascadas de breakbeats complejos, de la versión VIP del “Square One” de Mosca. Y, sobre todo, no quiero olvidarme de decir que no sólo es “Night Slugs Vol. 1” una de las mejores recopilaciones de 2010 por calidad, sino también por importancia: en esta música va envuelta la semilla de un nuevo giro en el continuum rave. ¿Hacia donde? Yo veo un house polimórfico, roto, apasionado y destellante, pero mejor no intentaré anticiparme a un futuro que sólo Bok Bok y L-Vis 1990 han sabido ver con claridad. Con los ojos cerrados, aceptaré lo que venga de ellos con confianza ciega: se han ganado a pulso ese respeto y esa admiración.

Richard Ellmann

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar