Night Of Raining Fire Night Of Raining Fire

Álbumes

Isengrind IsengrindNight Of Raining Fire

6.7 / 10

¿Qué le ocurría a la música de Natural Snow Buildings, el dúo francés formado por Mehdi Ameziane y Solange Gularte? Era puro folk semi-psicodélico, con tintes ambient y levemente progresivo. Cumplía a rajatabla con la etiqueta de “grupo raro que hace música agradable”, y sus composiciones, si uno se adentraba cuatro pasos en su interior y les otorgaba el derecho a dos o tres escuchas más atentas, incorporaban la personalidad suficiente como para catalogarlos como interesantes y con personalidad propia. Insisto, pues: ¿qué tenían de malo Natural Snow Buildings para que sus dos integrantes sintieran que necesitaban liberar aún más sus instintos experimentales? No se sabe. Porque Ameziane fundó TwinSisterMoon, y Gularte, Isengrind, y ambos son proyectos gemelos que llevan en sus venas la hemoglobina de Natural Snow Buildings. Así que los fans de este tipo de música que descorchen el champán, y no nos hagamos más preguntas: ¿les gustan los ambientes forestales, de nocturnidad misteriosa y decrépita? Aquí tienen dos tazas.

El álbum que nos ocupa, “Night Of Raining Fire”, es como la entrada a un cobertizo secreto que hemos descubierto en una casa abandonada ( “Valeria Underground” sería la banda sonora de esta metáfora). En su interior hay ventiscas y panoramas glaciales ( “Cygnus”), y Gularte logra transmitirnos un poco de miedo y hace que nos sintamos tan solos como cuando éramos pequeños y nos perdimos una vez en un bosque cuando comenzaba a anochecer ( “Lost Girls”). Lo último de Isengrind es un álbum bien trabajado, que consigue lo que se propone y que, además, se permite el lujo de experimentar infantilmente (como por ejemplo con la escalada tonal de “Ascending”, o el sigurrosismo de “Spine Of The Night”). Hay algunos toques orgánicos (en “Horselberg”, tema propio de una tribu junto a la hoguera, y en “Lit By The Rain”, un poco más melódica, con dos o tres acordes sobre los cuales fluctúan melodías mínimas) y ambient ( “Nadirs Of The Sun”), pero la sensación general es de malevolencia misteriosa, de maldad acechante, de naturaleza desconocida. Bastante profundo para un álbum folk atmosférico.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar