Nebula Dance Nebula Dance

Álbumes

Ital Tek Ital TekNebula Dance

7.8 / 10

En “Cyclical”, su LP debut, y en “Midnight Colour” –la continuación–, demostró haber contraído el virus dubstep/bass vía intravenosa. Sin embargo, su sonido, un ectoplasma de pisada bovina invocado by the book, no se quedó quieto. Siguió reptando hacia terrenos de experimentación rítmica mucho más estimulantes. En los recientes EPs “Gonga” y “The Planet” comenzó a apreciarse una mayor complejidad de osamenta en los beats, un indicativo de que algo estaba cambiando en su forma de manipular los sonidos del nuevo underground electrónico.

Pues sí, el bueno de Alan Myson estaba dándole una nueva capa de personalidad a su córtex cerebral, estaba redefiniendo los rasgos de Ital Tek, y el nuevo molde que ha emergido con la fuerza de un titán en las notas ‘kuedistas’ de esta sonata futurista a más de 140 bpms. En “Nebula Dance” nos encontramos con una versión actualizada del compositor, la siguiente parada evolutiva de un tipo al que desde ahora mismo ya hay que seguir con monóculo de aumento.

Lo que diferencia la actual encarnación de Ital Tek de sus anteriores interpretaciones es que aquí hay un afán por enriquecer el caldo y ponerlo no al día, sino muy al día. En este sentido, Myson consigue situarse en cabeza del pelotón pedaleando con más tensión en materia de drum programming, trabajando con más profundidad las atmósferas, alimentando su paisajística de IDM con melodías submarinistas y altas dosis de footwork y jungle cibernético. Graves y subgraves revolotean como polillas mutantes de dos toneladas, alrededor de la parpadeante, casi estroboscópica luz, que desprenden los latidos de los intrincados beats. En “Glokk”, por ejemplo, juega con la tensión entre espacios oníricos en los recovecos del cosmos –voces feéricas, sintetizadores opiáceos, cascadas de efectos– y tumultuosos ritmos que se encogen y expanden a diferentes velocidades. Es la contemplación contra el estrés, la ensoñación contra la acción.

De esa confrontación vive una gran parte del tracklist de “Nebula Dance”. Ahí está la percusión líquida de “Human Version”, serpenteando como una anguila fuera del agua, con teclados alienígenas llenando nuestros pulmones de ambrosía digital, con una dulce hipnosis, inducida por la superposición de efectos de voz. El opener que da título al álbum es también una sinfonía de snares, subgraves y vientos glaciales que recoge lo mejor del IDM de los 90 para rubricarlo en una orquestación cubista de parches bass. En todos los cortes impera la huella del footwork y las polirritmias nerviosas; es lo que revaloriza sobremanera la ya conocida habilidad de Myson para forjar melodías a temperaturas de cero absoluto. Y eso es lo que convierte piezas como “Steel Sky”, “Solar Sail” o la magnífica “Pixel Haze” en pequeños rompecabezas cuya resolución genera endorfinas a mansalva. Por el momento, el disco definitivo de un productor que viene del futuro para sacar la IDM del pasado. Sólo en Planet Mu.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar