Native To Native To

Álbumes

Is Tropical Is TropicalNative To

7.6 / 10

Is Tropical  Native To KITSUNÉ / MUSIC AS USUAL

Esconden su identidad con unos pañuelos que les tapan la cara. Pero no teman, entre sus intenciones no está la de lanzar un coctel molotov que reviente las entrañas de la extinta escena new rave. Mi vida después de descubrir a Is Tropical no variará ni un ápice, y las suyas tampoco. Esto mismo ya lo sabíamos cuando, en 2009, su nombre empezó a recorrer como un virus la blogosfera gracias a “When O’When” y aquella explosión controlada llamada “Seasick Mutiny” (que archivamos en la carpeta de caras B de Klaxons), rescatada como colofón final de este “Native To” bajo el amparo de Kitsuné. El debut de aquellos ingleses que recuperaron un majestuoso edificio a la orilla del Támesis para reconvertirlo en una factoría del arte contemporáneo (al menos, esto cuenta la leyenda) se sirve de un sinfín de referencias que en ningún caso quieren disimular, a diferencia de sus caras. Los MGMT pre-psicodélicos ( “Land Of The Nod”), los Mystery Jets de cuando valían la pena ( “I’ll Take My Chances”), las líneas de guitarra de los disfrutables Two Door Cinema Club ( “Think We’re Alone”) o la fascinación por la marca Casio y todo aquello que sea sinónimo de 8bits sin caer en la mugrienta capa sonora de los Crystal Castles más punks ( “Clouds”). Todo ello se bate con el único cometido de ofrecernos un álbum disfrutable, de principio a fin, en el que la indietrónica de dormitorio vuelve a evidenciar que las producciones más modestas pueden salir victoriosas de los taimados dedos acusadores.

Aquí priman los temas que se gravan a fuego tanto en la cabeza como en los pies ( “The Greeks” con esas guitarras que proyectan escupos a The xx) y el oscuro desparrame controlado de tres jóvenes atragantados por la ingesta masiva de esa magna teta lactosa que fue el debut de Klaxons y los primeros Metronomy, que se negaban a pasar por un estudio de grabación al uso. Sea como fuere, aunque se les pueda acusar de ser una copia de tantas otras cosas vistas, “Native To” cuenta con una serie de singles potenciales que ya quisieran muchos de sus reivindicados artistas. A pesar de haber podido aprovechar la eyaculación mediática hace dos años, el trío ha querido tomarse su tiempo para que nadie les acusara de ser un nuevo hype marcado por el reloj de la fecha de caducidad. Han obrado con cabeza, pero lo interesante será ver cómo se desenvuelven en directo y comprobar si este debut es el contenedor de una serie de ideas a desarrollar dentro de un tiempo. Con estas doce canciones han abierto muchas puertas y, tarde o temprano, tendrán que echar el cerrojo a algunas de ellas para seguir realmente aquel camino que sus corazones y sus pies les dicten.

Sergio del Amo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar