Music For The Fire Music For The Fire

Álbumes

People Like Us & Wobbly People Like Us & WobblyMusic For The Fire

7.3 / 10

People Like Us & Wobbly Music For The Fire

ILLEGAL ART / DENSE

Me fascina el universo de Vicki Bennett. Para mí siempre será como una niña grande que se niega a abandonar su mundo de hadas y fantasía, un mundo que también tiene su reverso irónico, por supuesto –si no, no sería una niña grande–. Me encanta cómo lleva una disciplina tan compleja y recluida en los guetos de la música experimental como la plunderphonia a un terreno familiar, simpático, en el que llega un momento en que lo maravilloso te envuelve de tal manera que te olvidas por completo del sufrimiento y las horas de trabajo gastadas que debe comportar encontrar las piezas del audiocollage y luego montarlas. Tanto Vicki Bennett (es decir, People Like Us) como Jon Leidecker (alias Wobbly, otro veterano activista de los plunderphonics con base en San Francisco) funcionan en la misma longitud de onda, y en más de una ocasión han coincidido en apariciones en directo o jams de sampling en estudio. “Music For The Fire”, por tanto, tenía que llegar tarde o temprano. Es una consecuencia lógica de sus dinámicas de trabajo, que consisten en repasar diálogos de viejas películas, soundtracks, discos de spoken word y todo tipo de detritus sonoro que haya producido la cultura popular para recortarlo en pequeñas tiras o motas de sonido y montar con ellos el gran patchwork.

¿Qué papel juega este “Music For The Fire” en el curríuculum de People Like Us después de veinte años de trabajo? En realidad, es un trabajo más en una línea coherente y férrea de la que la audioartista británica jamás se ha salido. Para Wobbly podría ser una incursión en terrenos más pop –su interpretación de los plunderphonics siempre ha sido más próxima a la de los pioneros John Oswald y Negativland, de intención más punk, de desafío a las leyes del copyright, reclamando el libre uso de la música como si fuera oxígeno suspendido en el aire que, una vez procesado orgánicamente, pueda transformarse en energía–. Wobbly siempre ha sido más ruidoso y urbano –recomiendo aquí “Wild Why” (Tigerbeat6, 2002), un disco frenético construido a partir de sílabas sampleadas de emisiones en la radio de rappers y vocalistas de R&B–, nunca ha querido ser tan melódico y nostálgico como Bennett, pero tarde o temprano tenían que ponerse de acuerdo. Como dice esa tagline de “Lost”, “destiny calls”.

Lo que les ha llevado al consenso es el directo. Wobbly y People Like Us han actuado juntos en numerosas ocasiones y parte de ese material previamente trabajado –o también improvisado– es el que le ha dado cuerpo final a “Music For The Fire”, un álbum que, desde el título, ya avisa de que debe ser consumido en un salón, a poder ser con la chimenea encendida al lado –es verano, mal momento, pero buena intención–, como quien se prepara para entrar en una fantasía increíble en libro, emisión televisiva o film antiguo. El aluvión de samples es tan desmesurado que sólo se puede describir el disco a partir de impresiones generales: hay desde muestras reconocibles o familiares –identifico, así a bote pronto, desde unas notas de piano de la última Nina Simone al falsete de Lionel Ritchie, la voz espiritual de Nusrat Fateh Ali Khan y la banda sonora de (juraría) la película “Quo Vadis”, y si no es “Quo Vadis” es “Ben-Hur” o cualquier otro péplum majestuoso. Hay jazz y música de niños de los años cuarenta, hay soul y hay ruido, hay ambient bucólico y voces que suenan durante medio segundo, hay folk girado al revés y sintonías de televisión del tipo “La Dimensión Desconocida” (más toneladas de ráfagas de rock AOR y spoken word transcritos en el libreto que acompaña el CD y que parece que sea como un cuento de Lewis Carroll, a pesar de que la técnica es puro cut-up). Hay, en definitiva, todo lo que gira alrededor del universo de Vicki Bennett, la niña grande, ese universo fascinante que es una ficción sónica regresiva, la reimaginación de un pasado perdido y encantado (y también la pesadilla de cualquier abogado especializado en derechos de autor). A ambos les ha salido uno de sus discos más barrocos, pero también uno de los más accesibles. Como decían The Beach Boys, “good vibrations”.

Tom Madsen

* Compra aquí

People Like Us And Wobbly . Giant Love Ball.mp3

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar