Mourning In America And Dreaming In Color Mourning In America And Dreaming In Color

Álbumes

Brother Ali Brother AliMourning In America And Dreaming In Color

7.8 / 10

La portada puede traer a engaño: un rapper albino, de Minnesota, para más sintomáticas señas, y convertido al Islam, rezando encima de una bandera norteamericana. Y teniendo en cuenta el historial de su protagonista todos los temores tienen sentido: desde siempre, Brother Ali ha sido un MC incómodo y molesto en su país, ya no solo por sus ideas y su militancia religiosa, sino por su empeño en destapar las vergüenzas de la sociedad y política estadounidense mediante una lírica agresiva y controvertida. Con Ali, el gran activo de Rhymesayers después de Atmosphere, personaje y artista conviven a una misma altura: el grado de fascinación que despierta su vida personal –marginación escolar, ceguera, divorcio…– es directamente proporcional a la que levanta su trayectoria y su perfil como rapper. Y cuando pensábamos que su nuevo disco era el salto definitivo hacia la rima de confrontación y el discurso polémico, “Mourning In America And Dreaming In Color” se presenta como un álbum de inesperada introspección emocional y exhaustivo tono confesional.

La muerte de su padre –argumento principal de “Stop The Press”–, la relación con su ex mujer y su hijo – “All You Need”– o su propia visión de cómo se siente y se ve en el ámbito hip hop – “Say Amen”– aluden a temas personales que Ali convierte en canciones sensibles que le dan una perspectiva madura y serena a su discurso. No es que el rapper haya perdido su sentido de la responsabilidad crítica –el tema titular alude a la presencia de tropas americanas en territorio extranjero y es el episodio más contundente del recorrido–, pero sí ha optado por matizar sus diatribas de perfil político y sociológico y llevarlas a su propio terreno de reflexión e introspección personal, como la pieza de apertura, “Letter To The Countrymen”, en la que aborda y analiza su convulsa relación con Estados Unidos sin renunciar a la autocrítica y la toma de conciencia. Es un Ali que rechaza la gasolina porque ya no le interesa tanto incendiar sus canciones como hacer inventario a conciencia y desde la serenidad.

Este cambio de actitud coincide, además, con una magnífica idea: dejar toda la producción del disco en manos de Jake One. Este beatmaker de Seattle tiene un don: sabe adaptarse como un camaleón al momento y al cliente. Hemos escuchado beats suyos en canciones de 50 Cent, E-40, Freeway, De La Soul, MOP o DOOM, un abanico muy amplio y diverso de autores, y siempre con resultados brillantes y recomendables. No le tiene miedo al mainstream pero nunca deja de recordarnos su gusto y pasión por el soulful rap y el viejo boom bap. En “Mourning In America And Dreaming In Color” entiende a la perfección qué es lo que necesita Brother Ali para plasmar sus ideas e interioridades: samples de soul, beats imponentes e intención melódica en los estribillos y los loops. Excelente trabajo de producción que asume sin problemas de ego su carácter secundario –aunque, insisto, de gran altura artística– en una obra en la que la palabra, lúcida y sentida, acapara, con merecimiento, todos los focos y la atención.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar