Mountain Meadows Mountain Meadows

Álbumes

Elliott Brood Elliott BroodMountain Meadows

8.5 / 10

Elliott Brood Mountain Meadows SIX SHOOTERQue levante la mano el que pueda resistirse al contagioso country noir (también lo han llamado death country o spaghetti western) de Elliott Brood. A mí, lo confieso, me resulta imposible. Imposible resistirme a su entretenido folk de ultratumba, su (abundante) sentido del humor y sus características instrumentaciones (esos banjos propios del gótico americano, las percusiones festivas –o fiesteras-, los gritos ceremoniales, o las inesperadas guitarras eléctricas que se desbordan en plan caballos salvajes por la pradera). Sus canciones parecen como si una banda de ladrones de bancos se estuviera pegando un fiestón celebrando el botín en una hoguera, ciegos de whiskey; alejados ya del banco robado, de la ciudad, de sus burdeles y sus bares. Tan lúdicos como intensos, tan graciosos como nostálgicos, Elliott Brood pueden hacer bluegrass rancio y country de taberna para, acto seguido, sonar con la melancolía pastoral de, pongamos, The Band. Tras esa obra maestra para iniciados que fue “Ambassador” (un disco estupendo que pasó bastante desapercibido, me temo) los canadienses regresan con “Mountain Meadows”, su segundo disco (tercero si contamos el EP “Tin Type”). Un nuevo tour de force en el que se atreven con el honky town ( “Woodward Avenue”) o el rock ruidoso de inspiración indie (ahí está la estupenda “Garden River”, la mejor canción del disco, con ese final incendiario) y en el que, incluso, aparcan su vena gañán y se ponen sensibles (como en la hermosísima “Without Again” o en la psicodelia folk de “The Body” ). “Mountain Meadows”es, de nuevo un disco lleno de himnos polvorientos que piden a gritos que vuelva el western de una vez por todas. No hay dudas. Si Walter Hill los conociera, serían sin duda su grupo favorito.

Fernando Navarro

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar