Motion Sickness. A Domino Remix Compilation Motion Sickness. A Domino Remix Compilation

Álbumes

VV AA VV AAMotion Sickness. A Domino Remix Compilation

6.5 / 10

Aunque a estas alturas de la película parezca mentira, el formato es muy importante en la industria musical. Del mismo modo que un DJ mix como tal no tendría razón de ser editado en vinilo (dejando al margen los samplers), un recopilatorio de remezclas se hace difícil de defender en CD y formato digital. Y esto es exactamente lo que ocurre con “Motion Sickness. A Domino Remix Compilation”, una compilación que acaba de lanzar Domino con los mejores remixes a artistas de su casa que se han generado en los últimos años de historia. Pero, ¿hay intenciones malévolas detrás de esta acción? ¿Está justificado dicho lanzamiento? Sí y no. Por un lado se puede argumentar que el acervo del que goza el sello es lo suficientemente rico y amplio como para justificar tal retrospectiva. Pero siendo un poco puñeteros y, especialmente, echando un vistazo al tracklist, queda claro que este lanzamiento hubiese funcionado muchísimo mejor en unos doce pulgadas listos para ser pinchados hasta la saciedad por el DJ de turno. En este sentido, “Motion Sickness” está dividido en dos CDs bastante distintos entre sí. Mientras que el primero tiene un enfoque mucho más electrónico, con piezas que se extienden hasta los once minutos, el segundo, sí tiene una vocación más indie-friendly y, por tanto, más acorde con el formato en el que ha sido lanzado.

Nadie puede discutir el valor de una remezcla como la que Carl Craig hizo del “Like A Child” de Junior Boys, quizá una de las mejores que se han firmado en los últimos años, pero es más que probable que el consumidor tipo de Domino, el que se compra los discos de Cass McCombs, Wild Beasts o Dirty Projectors, se pierda en sus más de diez minutos de Detroit techno cósmico. Pero en este primer CD hay de todo y no en el mejor sentido de la expresión. Still Going se dedican a convertir ese himno gótico que es “Beat And The Pulse” de Austra en una pieza anodina de house que difícilmente contentará a los seguidores de la menuda cantante canadiense. Poco donde rascar. Con el mix que hizo Daphni de cara al pasado Record Store Day de “Night And Day” de Daphni ocurre un poco lo mismo: las travesuras de Dan Snaith no contribuyen a mejorar ni dar un nuevo aire al original. Afortunadamente hay donde agarrarse, pues la versión que hace Maya Jane Coles de “Time To Dance” de Tricky es ideal para playlists veraniegas para terracitas de veinteañeros. En el apartado de las curiosidades cabe destacar la reconstrucción que hicieron Major Swellings de “Kindling For The Master” de Stephen Malkmus, convertida en una odisea disco de esas que tanto gustan en casa Murphy. Una buena manera de terminar el disco tras el tropiezo de Matthew Dear con ese himno que es “Optimo” de Liquid Liquid.

El segundo CD empieza como un auténtico trueno, con esa remezcla de Emperor Machine de “Orion” de Sons And Daughters, que convierte a la discreta original en una monumental pieza de disco-funk con guiño a “The Chase” de Giorgio Moroder incluido. Probablemente lo mejor del lote. A partir de aquí se suceden una serie de cortes con lo bueno y mejor del crossover entre electrónica y rock. Para empezar con “The Fallen” de Franz Ferdinand a manos de Justice, que lo convierten en una macarrada en la que juguetean con la voz de Kapranos y establecen un cruce entre Daft Punk y Beastie Boys. Más o menos en la misma onda está “Cheap And Cheerful” de The Kills a cargo de SebastiAn. El delirio llega con la versión de Fake Blood del “Marina Gasolina” de Bonde Do Role, imposible resistirse a sus bravucones sonidos. Esta primera mitad se termina con “What’s Your Damage” de Test Icicles con remix de Alan Braxe y Fred Falke, un clásico de las pistas de baile más canallas de mitades de la década pasada, canción imprescindible en cualquier fiesta. DFA y el capo de Italians Do It Better, Mike Simonetti, se encargan de transformar temas de Clinic y Blood Orange con la misma eficacia que se les esperaba y así llegamos a una recta final coronada con la versión de Jon Hopkins de una pieza de spoken word de James Yorkston con un piano precioso. Balam Acab cumple con las expectativas aportando texturas acuáticas al “Kimmi In A Rice Field” de Twin Sister. Y, por último, Oneohtrix Point Never vuelve a demostrar que se desenvuelve a las mil maravillas con voces pop en el remix a “Two Dancers (II)” de Wild Beasts, del mismo modo, aunque con resultados algo más discretos, que lo hizo con la versión de “Returnal” con Antony. Así bien, “Motion Sickness” es un recopilatorio hasta cierto punto necesaria, con suficientes argumentos para convencer a un público no tan familiarizado con las remezclas (la mayoría apelotonados en el segundo CD), pero sólo si se hubiese decidido editar en vinilo hubiese tenido más razón de ser.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar