Motion / Connected Works Motion / Connected Works

Álbumes

Koen Holtkamp Koen HoltkampMotion / Connected Works

7.4 / 10

En la discografía de Mountains se había dado un giro hacia lo cósmico, sobre todo a partir de “Air Museum” (2011). Seducidos por la moda de los sintetizadores analógicos, Koen Holtkamp y Brendon Anderegg empezaron a dejar que su música ganara cuerpo, ya no era una simple pátina ambiental con crujidos de naturaleza y texturas granulosas, sino una pulsación palpitante con un ritmo tan exacto y silencioso como el mecanismo de un reloj. Aquella evolución fue súbita e inesperada, y los fans -pocos pero leales- del dúo de improvisación electrónica de Brooklyn se empezaron a preguntar quién era el miembro que estaba añadiendo peso a su sonido para controlar su tendencia a la ingravidez y la transparencia. Anderegg ha permanecido bastante silencioso en todo este tiempo, pero Holtkamp no ha dejado de ocupar sus días en proyectos individuales o en colaboración que ya hacían sospechar que el deslizamiento de los secuenciadores y los módulos analógicos eran cosa suya. En 2012 planchó “Early Astral” -ese título le delataba- con el guitarrista Chris Forsyth, y en 2013 un “Liquid Light Forms” en solitario para el sello Barge. “Motion” no deja de ser el regreso a casa, Thrill Jockey, para seguir avanzando. Una vez más, el título lo dice todo.

“Motion” suena como la evolución natural de Mountains a tenor de donde quedaron las cosas en “Centralia” (2013). ¿Es el fin del dúo? Esa hipótesis suena improbable porque el disco anterior es reciente y “Motion” no suena como una extensión de Mountains, sino como la progresión a la que tendería el proyecto si Anderegg se borrara de la ecuación. Entre planeador y new age (ojo a los arpegios sigilosos de “Vert”, que podrían pecar de demasiado lights), muy basado en estructuras circulares simétricas: “Crotales” es un buen ejemplo también de este trabajo con apariencia breve -cuatro cortes-, pero extensión generosa gracias al tour de force final, “Endlessness”, 21 minutos que harán chorrear a fans de Manuel Göttsching, Klaus Schulze, los Tangerine Dream de “Tangram” y otros héroes de lo espacial, tanto de ayer como de hoy (esto no queda nada lejos de Bee Mask, por ejemplo). En caso de quedarse con ganas de más, la versión extendida “Connected Works” recupera viejos temas antes sólo aparecidos en vinilo que amplía la experiencia en un sentido regresivo, recuperando al antiguo Holtkamp más arenoso y volátil, el de punteos folk sobre motas de audio desintegrándose en la atmósfera. No hay sorpresa, no hay salidas del guión típico de este tipo de discos, pero por la madre de los dragones, qué bien suena.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar