Monoliths & Dimensions Monoliths & Dimensions

Álbumes

Sunn O))) Sunn O)))Monoliths & Dimensions

9 / 10

Sunn O)))  Monoliths & Dimensions SOUTHERN LORD

En la última edición del festival Primavera Sound, Sunn O))) coincidieron en horario con la sesión de My Bloody Valentine en el Auditori. Todo hacía pensar que los norteamericanos acusarían esa contrariedad en el programa y no tendrían la opción de mostrar su música a un público más amplio del que habitualmente les conoce, les sigue y, sobre todo, les escucha. Digo esto último porque con este grupo uno tiene la sensación de que la gente habla más de ellos de lo que en realidad les escucha. El problema de que se haya creado un determinado hype con ellos no es el hype en sí mismo, sino que en realidad se ha creado por inercia y sin que un grueso de los nuevos fans de la banda haya hecho un seguimiento a conciencia, da igual que sea a posteriori, que aquí no vamos de descubridores de nada, sólo faltaría eso, de su discurso. Es decir, sin que se hayan empapado de sus maratonianas composiciones y su asfixiante capacidad atmosférica. El boom Sunn O))) huele a escuchas en diagonal, qué quieren que les diga.

Bueno, el caso, y retomamos el hilo de su concierto en el Primavera Sound, es que el escenario estaba bastante poblado y muchos curiosos o neofans pudieron ver por primera vez a la banda de Stephen O’Malley encima de un escenario. Fue la constatación de ese hype del que hablaba un poco más arriba, sobre todo la misma semana, día arriba, día abajo, vaya, que podíamos encontrar ya en las tiendas su nuevo disco, “Monoliths & Dimensions”, el que podemos considerar su álbum más "accesible" de toda su carrera. Accesible siempre en un enclave muy limitado, radicalizado y fiel a una estética y unos principios expresivos muy determinados, con el drone como innegociable modus operandi y un objetivo siempre fijo en la mirada: asentar y mejorar las señas de identidad de ese doom-ambient en el que se esconde uno de los misterios más fascinantes y cautivadores de la música contemporánea. ¿A qué nos referimos, pues, cuando hablamos de accesibilidad en un entorno como el de Sunn O)))? Sobre todo a la necesidad de su líder de expandir el sonido del grupo, de oxigenar un poco ese humo espeso, negrísimo, casi radioactivo que les ha acompañado siempre, tanto metafórica como físicamente (a sus comparecencias en público nos remitimos), de salirse un poco de sus propios márgenes. Eso se traduce, claro está, en una mayor profundidad de campo que acaba beneficiando, y mucho, la propuesta global de O’Malley.

“Monoliths & Dimensions” le debe mucho de lo que es al free-jazz y la música improvisada. No sólo porque lo comenta su autor en todas las entrevistas que ha dado estos últimos meses, sino porque uno lo nota y lo aprecia con claridad cuando pasa revista al disco, muy especialmente en el tema de apertura y el tema de despedida. Dice el líder de la banda que ha querido homenajear a los grandes del free-jazz y que desde que empezó a componer estas cuatro grandes canciones estuvo obsesionado con la improvisación. Se nota, pero se nota de la mejor forma posible: dentro del radio de acción de Sunn O))). No hay idas de pelota ni experimentos caprichosos, no se vende la moto de la improvisación para epatar, sino que todo está integrado con muy buen gusto y mucho sentido en el hilo argumental habitual de su universo. Impecable. El doom ambient marca de la casa, esa estructura de dos o tres acordes expandidos, alargados, congelados en el tiempo de forma agónica, sigue ejerciendo de espina dorsal, pero ahora se permiten también jugueteos instrumentales, cabriolas rítmicas e incluso una licencia con la música de cámara, con un tenebrae sinfónico sorprendente que invita a pensar rápidamente en un arco artístico que viaja de Luigi Nono al último Scott Walker. Siguen dependiendo a muerte de la paciencia del oyente y de sus ganas de involucrarse en esta película. Habrá quien dirá que para escucharte un álbum de Sunn O))) has de tener ‘uno de esos días’, y no le faltará razón, pero es que ése es, precisamente, uno de sus encantos: en cada visita a su mundo, en cada peregrinación al agujero negro, hay un proceso de liturgia, ceremonia y entrega incondicional.

Cada secuencia es un mundo, con evolución, cuerpo y personalidad, y cada una de ellas aporta algo nuevo, distinto y enriquecedor a lo que ya sabíamos y teníamos asimilado de su música. A pesar de su background, que todavía provoca muchas miradas de desaprobación o duda en según qué sectores, aquí hay mucha estima y preocupación por el sonido así como una técnica compositiva de alto nivel. Talento a borbotones al servicio de una maduración televisada, a la vista de todos nosotros. Sunn O))) llegan aquí al punto más alto de su discurso, pero nos avisan, con su derroche de creatividad, que esto no ha hecho más que comenzar.

Julio Pardo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar