Modeselektor Proudly Presents Modeselektion Vol. I Modeselektor Proudly Presents Modeselektion Vol. I

Álbumes

Varios VariosModeselektor Proudly Presents Modeselektion Vol. I

7 / 10

Varios Modeselektor Proudly Presents Modeselektion Vol. I MONKEYTOWN

Modeselektor son la Coca-Cola de la electrónica: frescos, burbujeantes, inyectando aire comprimido en el interior de tu cuerpo, adictivos. Siempre apetecen. Incluso si nunca te ha convencido su particular visión del sonido de club electroso y glitchero, si eras fan de la corriente minimalera y la contundencia de sus ritmos nunca entró en tus preferencias, es muy difícil que Gernot Bronsert y Sebastian Szary no te resulten simpáticos. Tienen cara de cachondos mentales, pinta de estar como una chotera y siempre que se les presenta la oportunidad hacen gala de su particular sentido del humor. Para el recuerdo queda la inmensa portada del “Happy Birthday!”, que da entre grima y risa tonta. Sin embargo, ese humor enfermo nunca ha quedado por encima de la calidad de la música; pasarlo bien y echar unas risas: correcto. Pero con buena música siempre. Porque “Happy Birthday!”, a pesar de la portada, no es ninguna broma de disco. Porque sus sesiones son divertidas, pero raro es el día que tienen problemas técnicos o que suenan mal. Otro ejemplo, esta vez en la disciplina de bookers de festival. El pasado verano el festival Melt! les cedía uno de sus escenarios para que montaran el line-up. La alineación quedó de la siguiente manera: Jamie XX, Mala, Kode 9 y Martyn fueron las apuestas de Bronsert y Szary. ¿Y cuándo nos vamos a echar las risas?, pensó la muchachada. Los elegidos fueron los surrealistas Bonaparte, que disfrazados de la corte en Versalles de ciego de setas la liaron pardísima encima del escenario mientras hacían compañía a Modeselektor a los platos. Seriedad sí, pero que siempre haya un hueco para el humor.

La última disciplina de la industria musical que les ha dado por explorar es la de reunir, recopilar y editar a gusto y dedo artistas que les dan vidilla. ¿Dónde ha estado el espacio para las gracias aquí? En el vídeo de presentación de este “Modeselektion Vol. I”, que no es otra cosa que un doble CD que recoge lo que los alemanes han ido editando en forma de 12” a través de su propia etiqueta. Y en el vídeo y en ese chándal celeste y verde fosforito se les ha acabado la gracia. Porque los 18 temas aquí reunidos evocan la faceta más seria y formal de Szary y Bronsert; la más oscura, profesional, tensa… Salvando las distancias, la cara más parecida a Moderat –no hablo del sonido, sino de las maneras–, donde el influjo de Sascha Ring siempre ha rebajado el nivel de histrionismo. La cuestión es que la manada de artistas aquí reunidos ha creado una pieza para la ocasión. Si Modeselektor les había dado previamente unas premisas o unos parámetros es un dato que desconocemos, pero el resultado ha quedado más serio, oscuro, tenso (más parecido a las formas de Moderat y vuelvo a hablar de las formas, no del sonido). Tampoco ellos se han regido por algún tipo de premisa a la hora de elegir roster. Como apuntaban anunciando el lanzamiento de la serie, les importaba un comino si los artistas eran londinenses, berlineses o de Pernambuco; el conjunto son la guarnición de allegados del dubstep mostrando una visión panorámica de lo que es la música actual, la que ellos escuchan, predican y pinchan, ya sea de cara a la multitud en el club o la que escuchan en la intimidad de sus emepetreses. El continuum hardcore global visto desde el prisma de Modeselektor.

El resultado se encuentra en una especie de mezcla entre el electro vigoroso de corte alemán y la evolución más globera del dubstep que llega desde las islas británicas. Dicho de otra manera, alemanes influenciados por el bass inglés e ingleses influenciados por algo del electro alemán (y entre medio, otras nacionalidades que dan empaque y variedad al conjunto). En un extremo Siriusmo con desparpajo y aire jazzístico es la parte más lúdica de la recopilación, a la que le siguen el juego SBTRK, Housemeister y su “Kristall” (creo que es la primera canción que no me da repelús temeroso de Housemeister) y el electro esquizo de Cylob. En el otro extremo, el globazo viajero comandado por Marcel Dettmann, Shed con una dulzura de tema llamado “With Bag And Baggage” y su prima “The Wind Up” firmada por 2562 o Digital Mystikz con un corte que bien podría haber formado parte de “Return II Space”. Al final, los únicos que han conseguido aunar esas dos barreras entre las que se mueven estilísticamente Modeselektor son ellos mismos, obvio, Ramadanman “Pitter” tiene un groove muy británico pero las formas son descalabradas, freaks y un poco de frenopático, como todo lo que facturan Bronsert y Szary– y Feadz, al que le sienta de maravilla quitarse el uniforme de Ed Banger y ser él mismo. En definitivita, lo tuyo por lo mío y la casa por barrer. Interesante, sí. Pero no como para tirar cohetes.

Mónica Franco

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar