Minutes In Ice Minutes In Ice

Álbumes

VV AA VV AAMinutes In Ice

7.2 / 10

Uno de los sellos más subterráneos y que más ha dado de que hablar a los fans del techno anónimo estos últimos años, Frozen Border, parecer querer emerger de las profundidades abisales en las que se había auto-excluido desde sus primeros pasos editoriales. Siguiendo la tendencia reinstaurada por Sandwell District y sus clones (no olvidemos que lo de publicar vinilos de technaco anónimo era una práctica bastante habitual hace más de una década), los trabajos que han ido apareciendo a lo largo de los últimos tres años bajo el auspicio del sello han conseguido establecer un halo de respeto y veneración bien entendida alrededor de la marca Frozen Border. En un momento en el que la –para algunos– traumática desaparición del sello de Regis, Funktion y compañía deja campo libre a la competencia, da la sensación de que la gente tras Frozen Border y Horitzontal Ground ha optado por aprovechar la oportunidad brindada sacando a la calle un recopilatorio no-anónima que les debería servir tanto para capitalizar estos años de esfuerzo como para atraer la atención de ese público que pide a gritos un poco de zapatilla 2.0 en vena.

Para ello, nada mejor que tirar de una cartera de artistas propios, que se nota cultivada con mimo y cuidado, a la que además se les une una nutrida selección de nuevos fichajes que van desde lo desconocido de Mary Velo (espectacular su dub-techno cabreado en “Detune”), Buck (más comedido, profundo y clásico en “Session Two”) o Dean Cole (ejercicio de techno-degradación polirrítmica de aúpa mediante), hasta un omnipresente Blawan que tras sus triunfales apariciones en Clone, R&S y Hessle, entrega en “Tuesday's March” una de las producciones más retorcidas y post-todo que se le conocen hasta la fecha.

Volviendo a la gente de la casa, este muy acertadamente titulado “Minutes In Ice” hace gala de tendencias gélidas en el ambient ruidosamente espiritual de un “Beatless Collision” compuesto por la inquietante dama Skirt (que aparece también en la ciberdélica “ Collider”) y demuestra a las buenas el excelente nivel de forma creativa en el que se encuentran artistas de la casa como Funksta –su “The Groover” es otro de los puntos álgidos de este disco– o AnD. El techno vuelve a ser interesante y divertido cuando lo hace gente así. Y eso es mucho decir.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar