Mines Mines

Álbumes

Menomena MenomenaMines

7.4 / 10

Menomena, Mines BARSUK

Lo primero que “Mines” trae a la cabeza es una domesticación del sonido Menomena, un intento por despojar a sus canciones de la vertiente más esquizo de sus inicios. En el camino que conduce del extraterrestre “The Fun Blame Monster” (uno de los más apabullantes debuts de la década y un trabajo que cada vez se intuye más difícil de superar) a este último trabajo de capas más amables, da la sensación de que su fascinante fusión de experimentación y clasicismo se formaliza cada vez más. Por desgracia no con tan sublimes resultados como consiguieran sus filiales TV On The Radio en “Dear Science”. Y es que escuchando “Mines”, uno se sorprende por la posibilidad de que el tercer vértice del triángulo que completan Morphine y The Flaming Lips en su rango de sonidos afines pudiera llegar a estar ocupado por unos Coldplay de talante gótico –escuchen “Killemall”–. ¿Es esto negativo? De entrada no, incluso los oyentes más perezosos lo agradecerán, pero para quienes seguimos al trío de Portland desde el principio la maniobra denota que algo empieza a cojear. Por decirlo de otra forma: en “Mines” Menomena dejan de plantear preguntas para empezar a dar respuestas.

“Mines” es perfecto como una hipotética introducción al grupo, un primer paso que nos llevaría poco a poco hacia los sucesivos hallazgos que encierra su discografía. Pero comparada con aquellos, y permitiéndonos jugar con la fonética como a sus autores tanto les gusta, diremos que en este campo sembrado de “minas” cada vez estallan menos. ¿Razones? Las primeras saltan a la vista en la génesis que rodeó al lanzamiento. Brent Knopf (también en Ramona Falls) ha estado muy ocupado últimamente. Danny Seim y Justin Harris dicen que, entre giras y compromisos varios, más de lo mismo. Los tres esperaban editar “Mines” en otoño de 2008, una fecha que luego movieron a enero de 2009 y que ha acabado retrasada finalmente un año y medio más. Las discusiones que rodearon a la eterna gestación del disco tampoco levantan mucho el ánimo: ninguno estaba contento con las canciones que querían escoger los otros y fue difícil llegar a un acuerdo tácito. Uno quería que el disco resultante durara 35 minutos y otro de ellos 140. Y todo eso repercute en unas canciones que suenan menos frescas, menos nerviosas, y que parecen desarrollarse tomando como puntos de partida circunstancias confusas. Con todo ello carga “Mines” como con una maldición. Unas palabras de Seim en la web de Barsuk lo dicen todo: “En medio de brutales desacuerdos, rencillas implacables y matrimonios fallidos (por no mencionar un mundo lleno de terrorismo moderno, desastres naturales y colapso de la economía), de alguna forma podemos decir que esta banda todavía se mantiene”. Quizá esté de cachondeo, pero no puede llevar más razón.

La perspicacia constante de “I Am The Fun Blame Monster” y la buena letra indie que “Friend And Foe” extrajo de todo el detritus rock de los ochenta, no son las mismas en “Mines”. Por primera vez encontramos al grupo sin calentar antes del partido. Todo lo que suena aquí dentro es Menomena, pero aquí no encontramos todo lo que Menomena significa. Como ocurre con el inminente “Strange Weather, Isn’t It?” de !!!, “Mines” da la sensación de haber encendido el piloto automático, y eso es algo que para una banda que siempre se caracterizó por su talante de “diferencia” y de “originalidad” es casi un pecado. Asoma en varios pasajes la sensación de conocerse el truco. Sabemos cuándo van a pellizcar el saxo o dejar reptar a las guitarras. Los pianos en cascada se ven venir y los toboganes por los que lanzan las canciones siguen ahí aunque menos pronunciados. Puede que esté siendo extremadamente polilla (soy de quienes guardan su concierto junto a Craig Thompson en Apolo en algún lugar de mi corazón), pero me temo que la inventiva y la puntiaguda escritura de Menomena comienzan a perder pegada. O quizá sólo sea que, como algunos otros, han dejado de firmar discos excepcionales para entregarlos solamente correctos. Cristian Rodríguez

Menomena - Dirty Cartoons

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar