Method To The Maadness Method To The Maadness

Álbumes

Kano KanoMethod To The Maadness

7 / 10

Kano Method To The Maadness BIGGER PICTURE MUSIC

Kano nunca se ha ceñido a los parámetros que tuvimos por normales para un MC de grime. De esa primera horneada de figuras del underground que traspasaron las aguas británicas, él representaba lo más light de la escena. Era una cara bonita, no tenía pinta de pulir skunk en las esquinas de Camden, su lírica se dejaba entender más que cualquiera de las jergas que cacareaba la competencia directa; se subió al carro de las buenas maneras del urban desde muy pronto con colaboraciones con Craig David o Damon Albarn, por ejemplo. Por eso, si hace unos años me dicen que el grime va a bifurcarse en dos, uno de los caminos se va a prostituir por el germen de la electrónica masificada y va a haber un montón de MCs que se van a cambiar de acera con los ojos cerrados, el primero en mi lista de candidatos hubiese sido Kano. Muy pero que muy por delante de Dizzee Rascal, hoy amo y señor de lo que la buena gente de Sudando Graves llamaba hace unas semanas “Grime To Ibiza” (si es que hasta sale ya en vídeos con Shakira). El último ejemplo flagrante del “fenómeno” llegaba hace unos días de la mano de Skepta. La canción puede pasar el corte en algún momento de debilidad etílica y/o exaltación del “blingblineo”. Ahora bien, lo del chándal torero de Jeremy Scott es como ver a Susan Boyle luciendo lencería de La Perla: admiro la valentía pero me duele la vista.

Por todo esto, no habría resultado extraño que Kane Robinson –ese es su nombre real– se apuntara a la caravana de los pussies y los petrodólares de Dizzee y que su último trabajo sonara a “Ibiza Mix”, a explotación turística veraniega para jóvenes borrachos y a radiofórmula dance. Por otro lado, un giro definitivo hacia el urban más comercial, ese que bordeó en “London Town”, tampoco hubiera resultado extraño. Y sin embargo, Robinson firma un disco raro, cambiante, oscuro y sorprendente. El MC se ha procurado una colección de temas que cruzan, sin mirar hacia los lados, por un montón de versiones de la pista de baile, desde las estructuras rítmicas del dubstep de “Spaceship” o “2 Left: Topic To Discussion”, guiños a la escisión más indie como “Upside” y esa preciosidad de estribillo que canta Michelle Breeze a ritmo de revival soul o “All + All Together”, colaboración en la que Hot Chip se ponen todo lo dancehall que su particular sonido les permite ponerse; o sea, poco. A pesar de haberse adueñado de la canción de Kano para que suene totalmente a una canción de Hot Chip, la pieza es de las que destacan dentro del conjunto. Sin embargo, en “Lady Killer” –también producida por la banda– se ciñen a crear la música para otro y no a adueñarse del protagonismo con su inconfundible sello musical. Otro de los méritos de este “Method To The Maadness” es cómo Kano consigue desenvolverse, metamorfosearse y cambiar de registro dependiendo del tipo de ritmo sobre el que esté rimando. Si bien Robinson nunca ha tenido un flow de aplauso, se ha desenvuelto bien a la hora de variar su estilo para adaptarlo a los diferentes tipos de canción, con discreción, elegancia y sentido de la naturalidad.

Este disco no va a ser uno de los tótems del año; sin embargo, se agradece encontrarse con álbumes que tiran por tierra tus prejuicios y además lo hacen superando las expectativas. Jugando a conseguir un staff de productores tan variado como tu propio gusto y, a la vez, tratando de dotar de unidad, entidad y cohesión al conjunto del álbum. Un trabajo de filigrana contando entre tus filas con gente tan dispar como Chase & Status y Craigie Dodds (el mismo que un día estuvo a punto de hundir a las Sugababes y que acabó de finiquitar lo poco que quedaba de All Saints). El tercer disco del londinense no lo encumbrará a la gloria, ni muchísimo menos. Pero ha demostrado estar por encima de otros MCs en lo que a fidelidad para con uno mismo y entereza de principios se refiere. Kano no es mejor artista después de este “Method To The Maadness” pero es más honrado; y eso sólo puede hacerle bien a su música.

Mónica Franco

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar