Meteorology Meteorology

Álbumes

Frivolous FrivolousMeteorology

7.4 / 10

Frivolous  Meteorology CADENZA

Daniel Gardner sabe darle profundidad a la fiesta. Lo celebro, porque la elegancia es algo que uno nunca debería perder, ni siquiera en un after playero de Formentera rodeado de hippies drogados y perros raquíticos. Por suerte, el de Vancouver tiene claro que lo primero es el estilo y lo segundo la axila. Y si algo sabe este canadiense es manejar estados de ánimo recurriendo a las enseñanzas del minimal house, sin perder jamás el groove, el toque, el golpe final de muñeca que hace que el balón entre limpio en al aro: ¡swoosh!

“Metereology” es un disco que resuena sobre sí mismo, como si estuviera bombeando sus notas en una celda acolchada. Los graves siguen un tam tam hipnótico, como las pulsaciones de un lagarto. Los efectos aparecen y desparecen en décimas de segundo en un baile sugestivo, nunca pornográfico. El sonido conjuga con ardor matemático la lisergia tropical y los brotes de tech-house microbiano característicos de Cadenza. Estamos ante una obra a tener muy en cuenta. Sí, Frivolous alcanza en su tercer LP su mejor de forma y lo hace absolutamente empapado de inspiración en los pasajes más ibicencos.

“One Final Sosltice” es un ejemplo diáfano de su sedoso modus operandi: claps en miniatura, percusión latina, ecos playeros, y embriaguez estival. Las notas de “Allen Town Jail” también te acarician el rostro como arenilla empujada por una bocanada de viento; unos graves burbujeantes, una línea de sintetizador narcótica, un sample lejano de voz y un beat acuoso son suficientes para que el canadiense componga un desarrollo con sabor a algodón de azúcar radioactivo.

Hay también cumbres para la pista, auténticos hits de baja frecuencia que seguramente rasgarán cortinas en los estratos bailables más underground. Me refiero a “Cryin’”, inmersión minimalista con base de suspense y loop subatómico cortado con diamante, y “Back To The Deep”, un homenaje a los abismos de Chicago con una segunda parte tan absorbente que desdibuja tu campo de visión hasta convertirlo en una cascada borrosa: temazo. Frivolous va de extremo a extremo surfeando sobre ondas senoidales, alineando resonancias latinas, grooves caribeños e instrumentos exóticos con house ketaminoso y minimal licuado de ultimísima generación. Los contrastes no chirrían, en realidad funcionan al servicio de una nanomaquinaria que se introduce en tu sistema circulatorio con máxima suavidad.

Sólo tengo un reproche: el uso de las voces es desigual. Mientras en la mencionada “Cryin’” el tono de travelo estilo Antony Hegarty funciona perfectamente, en “Wasting Time” parece que estés escuchando una canción de Freakpower. Una mácula sin importancia para una hoja de servicios prácticamente virgen. Y es que Frivolous consigue en “Meteorology” algo encomiable: hace que te sientas mucho mejor que antes de apretar el play, y en tiempos de espeluzne se agradece semejante ducha de evasión bailable.

Óscar Broc

Frivolous - Back Into The Deep

Frivolous - One Fine Solstice

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar