Marissa Nadler Marissa Nadler

Álbumes

Marissa Nadler Marissa NadlerMarissa Nadler

7.4 / 10

Marissa Nadler

BOX OF CEDAR

No parece casual que Marissa Nadler haya definido las canciones de su nuevo álbum homónimo como las más honestas de su carrera. No lo parece si tenemos en cuenta que se trata de su primer lanzamiento autoeditado –gracias al apoyo financiero de las donaciones de sus fans– y que, además, éste lleva por título su propio nombre, toda una declaración de intenciones de cara a presentarnos este regreso como todo un manifiesto de cercanía y desnudez artística. En la práctica, lo cierto es que tampoco se aprecia un salto diferencial muy significativo con respecto a sus predecesores en términos de autenticidad y personalidad, sino más bien un paso adelante más en una trayectoria poco menos que impecable dentro de la esfera del folk norteamericano actual.

Así pues, que nadie espere grandes novedades en este nuevo disco, el perfil y el registro expresivo mantiene fidelidad expresa a los parámetros más reconocibles de su currículo: la guitarra acústica como columna vertebral, la voz inclasificable pero muy seductora de Nadler, el redondeo comedido de instrumentos complementarios y algunos recursos vocales y compositivos de fascinante rareza que han motivado su parentesco con el weird folk. Todo sigue igual, así de entrada. A lo sumo se puede hablar de un uso más sutil, económico y frágil de los arreglos, en buena parte gracias a la producción muy precisa y contenida de Brian McTear, que transmite en todo momento una mayor sensación de austeridad instrumental, y de la aparición tímida y no siempre explícita de un sintetizador que ejerce de apoyo en la retaguardia, sin muchas ansias de protagonismo. “Marissa Nadler” es la nueva constatación del talento compositivo de la cantautora, pero sobre todo del poder evocador y emocionalmente tenso de su voz, de las más reconocibles y subyugantes del panorama femenino de autoras folk del momento. Seguramente no se hablará mucho de este nuevo lanzamiento y dudo que levante una gran polvareda mediática, como si la actualidad musical viviera de espaldas a la trayectoria de Nadler, pero la fiabilidad y consistencia de estas canciones bien merecen sus cinco minutos de gloria. Como dirían los cursis, don’t sleep on this.

Mario G. Sinde

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar