So Many Days So Many Days

Álbumes

Julie Doiron Julie DoironSo Many Days

7.5 / 10

Julie Doiron es una de las voces femeninas más singulares de los últimos años. Musicalmente emparentada con Scout Niblett, Liz Phair o la Cat Power pre- “Sun”: artistas que apuestan por la credibilidad, la coherencia y la contención para describir emociones que no por ello son menos viscerales. Donde otras (u otros) artistas prefieren el grito histriónico, ellas optan por cantar a media voz, casi como pidiendo permiso. El resultado, como en este “So Many Days”, es uno de esos discos ajenos a modas pero intemporales, repleto de emociones contenidas con las que no es difícil identificarse.

Cantado íntegramente en inglés y grabado con la ayuda de Rick White (integrante, como ella, de Eric's Trip), este álbum viene a completar la trilogía iniciada con “Woke Myself Up”. Compuesto durante estos últimos tres años en los que Doiron ha compaginado la creación de canciones con las giras junto a otros grupos, el disco pretende ser un reflejo de este periodo en el que ha alternado los viajes por carretera con los momentos de quietud en Toronto, ciudad que marca este disco (Montreal y Sackville son las urbes en las que se concibieron los álbumes anteriores de esta trilogía).

“So Many Days”, efectivamente, combina esos momentos de calma con otros de agitación (contenida, eso sí) a través de sus canciones: “ Cars And Trucks”, “ Our Love”, “ Where Are You” son la cara más eléctrica de este álbum, pero donde realmente adquiere fuerza Doiron es cuando abraza la desnudez acústica, las melodías frágiles y las canciones como esqueletos que apenas se sostienen en los acordes de su guitarra y en su voz: en “ Homeless”, por ejemplo, el acompañamiento musical es casi inexistente, y lo que predomina es la voz rota y entrecortada de la canadiense. Sin embargo, o precisamente por eso, “ Homeless” transmite una emotividad, una autenticidad y una sinceridad ante las que es imposible no inmutarse mientras arrastra ese “I am sorry”. Parece una canción grabada en casa, sin grandes medios, concebida para cantar en la más absoluta soledad, casi compuesta para ella misma... y con esa falta absoluta de pretensiones logra convertirse en una de las canciones más grandes de su repertorio (en este caso sí, menos es más). “ Beneath The Leaves” y “ Another Second Chance” siguen esa estela de melancolía a flor de piel e intimismo que sin duda se impone sobre el resto del álbum. La antigua Doiron tampoco desparece por completo, y asoma en “ I Thought I Could Do It”, “ The Gambler” o “ The Only”, sin duda los temas más cercanos a su predecesor “I Can Wonder What You Did With Your Day”, aunque donde realmente se engrandece este álbum es en esas canciones aparentemente escuálidas en forma pero enormes en fondo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar