Manifest! Manifest!

Álbumes

Friends FriendsManifest!

6.3 / 10

¿Tu cuerpo te pedía unos nuevos hipsters a los que idolatrar? Ya tienes unos aquí, pero para hacerlo con moderación. Desde hace un año nos habían vendido a Friends como la nueva salvación de los motores funky, las percusiones tropicalistas amables y la reinterpretación distendida del funk. Vienen de Brooklyn, así que ya llevan de serie (y en la sangre) la pose adecuada y las ganas de fiesta. “Manifest!”, su esperado debut en largo, llega a nuestras manos un año después de que “Friend Crush” y ese frenético “Mind Control”, que bien podría haber salido de la factoría de DFA, pusieran patas arriba los blogs de medio mundo. Tenían los vientos a favor, y la expectación por saber cómo se las gastarían en la siempre dificultosa puesta de largo se notaba flotando en el aire desde hace meses. Pero al final las cosas no han sido tan vibrantes como se presuponía, después de que no hayan sabido sacar pecho en un disco donde lo mejor lo encontramos en los singles que ya conocíamos de antes. Es lo que tiene llegar tarde a ese revival post-punk vitaminado con elegancia disco que tan bien supo exportar Nueva York hace más de un lustro. Refreír el aceite nunca es bueno para el sistema digestivo.

Por mucho que duela a los idolatradotes de musas, Samantha Urbani anda algo limitada de cuerdas vocales, que es lo mismo que le pasa a Yukimi Nagano (de Little Dragon). De modo que no le ha quedado otra, para no caer en desgracia, que dejarse abrazar por los ramalazos pseudo punkies (lo que ocurre en la muy Yeah Yeah Yeahs “Ruins”) o las sobredosis percusivas con aroma a Caribe que sus compañeros le ponen en bandeja (por ejemplo, en “Home”) para, digámoslo, sobrellevar su falta de sorpresas. Aunque, pese a ello, el peor hándicap del disco, además de su complejo de New Young Pony Club venidos a menos, es que acaba desinflándose con el paso de los minutos (sobre todo, en la segunda mitad, por culpa de los medios tiempos salvo en la muy The Rapture “Va Fan Gör Du”), al no presentarnos nada que pueda hacerle sobra a la joya de la corona. Sí, precisamente ese “Friend Crush” que encabeza estratégicamente el álbum antes de que nos demos cuenta de que son un grupo que no cambiará nuestras vidas.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar